El gobierno de Mauricio Macri prepara un escrito para plantear ante Interpol la continuidad de las circulares rojas de captura internacional contra cinco iraníes acusados de haber participado en el atentado contra la AMIA, el 18 de julio de 1994.

Si bien esas circulares, pedidas por el gobierno de Cristina Kirchner en 2007, tienen vigencia hasta fin de año, la cancillería argentina y la Secretaría de Derechos Humanos quieren adelantarse y dar ahora una muestra firme de que el Gobierno continuará en el rumbo de perseguir a los iraníes por el ataque.

En esta misma línea, el mes próximo se presentará en el Congreso un proyecto de ley promovido por el Poder Ejecutivo que prevé el juicio en ausencia a los cinco iraníes señalados por la Justicia, que están en Teherán y se niegan a declarar ante los tribunales de la Argentina. Con ambas medidas, un nuevo gesto de buena predisposición hacia la comunidad judía, el Gobierno ratifica su intención de avanzar en el esclarecimiento del atentado.

Según pudo saber LA NACION, la canciller Susana Malcorra instruyó al embajador plenipotenciario en derechos humanos, el ex titular de la AGN Leandro Despouy, para llevar adelante la presentación de la ratificación de las circulares rojas contra los iraníes ante Interpol.

En este sentido, existe una doble intención del gobierno nacional en esa presentación a Interpol. Por una parte, busca evitar que el régimen iraní exija el levantamiento de los pedidos de captura contra sus ciudadanos, entre los que se encuentran algunos funcionarios del gobierno de Hasan Rohani. Hace un mes, la Argentina alertó a Colombia sobre una visita de un ministro iraní que tenía previsto viajar a Bogotá y que tiene pedido de captura. Finalmente no se concretó el viaje, pero el de las circulares rojas es un tema sensible, eje de la denuncia que había presentado el fiscal Alberto Nisman días antes de aparecer muerto. En esa denuncia mencionó un presunto encubrimiento de Cristina Kirchner a Irán a partir del levantamiento de esos pedidos de captura a cambio de una ayuda económica a la Argentina.
El levantamiento de esta causa, que había sido archivada por la Justicia, estaría ahora en condiciones de reflotarse.

A la vez, en la Cancillería saben que en los próximos días se realizará en Indonesia una reunión anual de Interpol en la que se discutirá el nuevo reglamento de ese organismo internacional. Se contempla la posibilidad de que haya cambios en los mecanismos de presentación de las circulares rojas, tendientes a flexibilizar y acotar los plazos de los pedidos de captura internacional.

Las circulares rojas reclamadas en 2007 por la Argentina tienen una vigencia de un año, con lo que caducarían en enero del año que viene si el Gobierno no hiciera una presentación para ratificarlas con varios meses de antelación. Los sospechosos del ataque terrorista a la AMIA sobre quienes pesan las circulares rojas son Mohsen Rabbani (quien figura en las escuchas que involucran a ex funcionarios argentinos y que era agregado cultural de la embajada de Irán en Buenos Aires), Ali Fallahijan (ex ministro de Inteligencia), Mohsen Rezai (comandante de la Guardia Revolucionaria iraní), Ahmad Reza Asghari (tercer secretario de la embajada en Buenos Aires) y Ahmad Vahidi (ex ministro de Defensa iraní).

El embajador Despouy puso a trabajar al equipo de abogados de la cancillería para elaborar los fundamentos de la presentación ante Interpol. Para esto debe sustentar con hechos y datos concretos que justifiquen jurídicamente el sostenimiento por parte de la Argentina del pedido de captura de los iraníes acusados en la Justicia.

El vicepresidente de la AMIA, Ralph Thomas Saieg, expresó a LA NACION que desde esa entidad “siempre se siguió con extrema atención el tema de los pedidos de captura”. “Siempre confiamos en la justicia argentina y manifestamos nuestra posición, que se la hemos hecho saber a las autoridades, a favor de que se respete la decisión del juez [Rodolfo] Canicoba Corral de mantener vigentes las alertas, entendiendo la importancia vital que tienen: son una herramienta imprescindible para que los acusados se presenten en la justicia argentina.”

Por otra parte, el ministro de Justicia, Germán Garavano , y el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, trabajan en estos días en el borrador final del proyecto de ley sobre juicio en ausencia.

“Hay una intención concreta del Gobierno de presentar el proyecto de ley de juicio en ausencia para dar una muestra de compromiso del Gobierno a la comunidad judía y a los familiares de las víctimas de la AMIA al mismo tiempo que enjuiciar a los iraníes acusados para cerrar de una vez esa oscura historia de la Argentina”, admitió a LA NACION un destacado funcionario del Gobierno que trabaja en los detalles finales para la presentación del proyecto de ley.

Esta herramienta legal es cuestionada por algunos juristas, ya que no permite una defensa de los acusados y tampoco puede llevarse adelante la eventual condena. Sin embargo, Garavano ya había dado firmes señales de avalar el juicio en ausencia, ante la falta de respuestas de Irán para poner a los acusados a disposición de la justicia argentina.

Los cinco sospechosos iraníes

Interpol mantiene pedidos de búsqueda y captura en su contra desde 2007

Mohsen Rezai

Ex comandante de los Guardianes de la Revolución

Era secretario del Consejo de Discernimiento de Irán y comandante de los Guardianes de la Revolución. Está acusado de ser uno de los organizadores del atentado de 1994

Mohsen Rabbani

Ex agregado cultural en Buenos Aires

Fue el presunto cerebro del ataque. Vivió muchos años en nuestro país y eran conocidas sus vinculaciones con la inteligencia iraní. Sigue ligado al régimen de los ayatollahs

Ahmad Asghari

Ex tercer Secretario de la Embajada en Buenos Aires

Hay poca información sobre sus movimientos, ya que voló intempestivamente del país el 1° de julio de 1994. Se presume que era quien movía las redes terroristas de manera clandestina

Ahmad Vahidi

Ex comandante de la fuerza Al Quds

Se lo acusa de planear y financiar el atentado a la AMIA. En ese entonces era el jefe de una unidad de elite de la guardia revolucionaria iraní, responsable de múltiples atentados

Alí Fallahijan

Ex ministro de información y Seguridad iraní

Fallahijan habría participado en una de las reuniones cruciales en las que se decidió, planeó y consideró la logística del atentado contra la sede de la AMIA

Los pedidos de captura, una década después

Qué pasó con las circulares rojas desde que el país las pidió

Piden las circulares

En noviembre de 2007, tras un pedido argentino, Interpol establece las cédulas rojas que ordenan la captura de cinco ex funcionarios iraníes

Presencia y disculpa

Uno de los cinco iraníes sospechosos, el ministro de Defensa iraní Vahid Vahidi, visitó Bolivia en 2011 y no fue detenido. Evo Morales pidió luego disculpas

Pacto con irán y dudas

En enero de 2013, la Argentina e Irán firman el Memorándum de Entendimiento. Ante las críticas, el gobierno recurre a Interpol, que ratifica la vigencia de las cédulas rojas

Nuevos aires

Al llegar al poder, Mauricio Macri deja sin efecto el pacto con Irán y ratifica que la búsqueda de los iraníes sospechados de estar vinculados al atentado continúa.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments