Como primer paso de toda investigación, el fiscal Marijuán tiene previso formular hoy un requerimiento de instrucción para todos los denunciados por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, entre ellos el suspendido titular de la Aduana, el mayor (RE) Juan José Gómez Centurión, comentaron a Clarín fuentes judiciales. Así el militar condecorado por su actuación en la guerra de Malvinas quedará formalmente imputado por una investigación que seguramente durará varias semanas. Pero se trata de una denuncia que, hasta ahora, adolece de sustento jurídico. Y se hizo mientras Gómez Centurión venía denunciando a poderosos sectores del contrabando vinculados a la SIDE.

Sin embargo, el juez Lijo encarará la causa con la intención de “separar la paja del trigo” en esta denuncia que hizo Bullrich por orden del presidente Macri para curarse de salud. Es decir si Gómez Centurión está comprometido por los audios editados o lo está el ex dueño de Lojack Oldemar Laborda y sus socios como el cuñado de De Vido, el “Mono” Minichelli.

La idea de deslindar resposabilidades de esta denuncia anónima -no hay ningún testigo protegido en la Justicia- es bien vista incluso por la propia Bullrich. “Siempre lo consideré a Gómez Centurión una persona íntegra y no cambiaré mi mirada hacia el. A menos que se compruebe algo”, comentó Bullrich en su entorno. En tribunales no pasó desaparecido que el abogado de Gómez Centurión sea Alejandro Pérez Chada, el mismo letrado que defiende en otras causas a Macri. Pérez Chada aceptó defenderlo porque lo conoce hace años. Había implementado un programa de transparencia dentro de la Agencia de Control porteña cuando Gómez Centurión estaba al frente.

Así la forma en que se presentó la denuncia con “la intención de abortar la difusión de los audios en los medios”, parece poco elaborada. Dentro del Gobierno se está subrayando que el titular de la AFIP, Alberto Abad, difundió la noticia de la suspensión porque “Bullrich lo dejó acorralado”. Es cierto que Abad y Gómez Centurión tuvieron varios cortocircuitos pero, luego de una larga charla, se habían reconciliado. La personalidad del militar es complicada y es un hombre de pocas pulgas. También cometió varios errores como dejar a un hombre del ex titular de la AFIP Ricardo Echegaray en la cúpula de la Aduana, un histórico agujero negro del estado argentino. Además, el Gobierno también dejó correr varias imprecisiones sobre su pasado. Gómez Centurión como veterano y comando -toda esa generación de comandos fue entrenada por el fallecido coronel Mohamed Seineldín- tuvo simpatías carapintadas. Pero el que participó fue su hermano mayor, que era coronel, recordó el ex ministro de Defensa radical Horacio Juanarena, quien enfrentó las rebeliones de Semana Santa y Monte Caseros . Entre un sector radical se cree que hay que investigarlo pero contestan con una frase elocuente: “Si me dicen que Gómez Centurión tiró a un empleado por la venta lo creo porque es impulsivo. Pero si me dicen que robó, lo dudo”.

Entonces, la forma en que el Gobierno se curó de salud con Gómez Centurión fue improvisada, aunque Macri haya prometido en la campaña separar a cualquier funcionario sospechado. Este tema siempre fue un debate político de fondo. Menem había prometido echar a aquellos que fueran procesados, mientras Cristina Kirchner mantuvo a funcionarios procesados y Boudou no renunció pese a tener dos procesamientos en los dos últimos años como vicepresidente.

En definitiva, toda denuncia anónima debería tener un filtro interno en el gobierno para ver si está fundada o es una operación antes de llevarla a la Justicia. De lo contrario se se aplica el mismo proceder para otros casos, Macri va a tener que suspender a todos sus ministros.

 

fuente CLARÌN

Comments

comments