El índice de precios al consumidor (IPC) del Indec reflejará este mes la anulación de la suba en la tarifa del gas por parte de la Corte Suprema. Fuentes del Indec confirmaron a LA NACION que en el IPC de este mes se descontará el efecto del aumento, en sintonía con lo que calculan los consultores privados y el gobierno porteño.
En tanto, el IPC de la Ciudad de Buenos Aires para el gobierno porteño y las consultoras privadas se ubicará en torno del 1,5% este mes, aunque si se tomara en cuenta el freno a las tarifas del gas, arrojaría un resultado deflacionario. Así lo indicaron analistas y fuentes del gobierno porteño, al subrayar que la suba de los precios al consumidor de este mes fue menor que la de julio.

Si a eso se le agregara el efecto del fallo de la Corte, el efecto estadístico reflejaría una baja en la inflación de uno o dos puntos porcentuales, por lo que podría ubicarse entre 0 y -1%, según economistas que relevan los precios.
Claro que, una vez que las tarifas suban después de las audiencias públicas previstas para septiembre, volverá a computarse ese aumento en los índices de precios, públicos y privados.

En la Ciudad de Buenos Aires, por ahora, el relevamiento arrojó en tres semanas una suba menor al 1,5%, aunque si finalmente se computara el fallo judicial, se ubicaría apenas por debajo del 0 por ciento.
Por su parte, Marina Dal Poggetto, directora del Estudio Bein, explicó que por ahora el incremento del mes “es menor al 1,5%, con una suba del 1,9% en los alimentos”. Más allá de lo que ocurra con las tarifas, dijo que “lo relevante es la tendencia, ya que hay una desaceleración de los precios por el dólar quieto y el no aumento de las tarifas”.

Juan Luis Bour, economista jefe de FIEL, detalló que también calculan desde principios de mes una inflación menor al 1,5%, con una tendencia “parecida para los próximos meses”.

María Castiglioni, socia de C&T, estimó que dará por debajo del 1%, por “un combo, ya que, además de la recesión, como hubo una sobreactuación previa en algunos productos sensibles que los consumidores no convalidaron, los precios bajaron”. A nivel interanual, indicó que bajó del 43,8% en julio a 42,5% en agosto, una caída que “se va a profundizar en los próximos meses”.

Pablo Goldín, economista de Macroview, dijo que por el momento registraron una suba del 1,6%, que no asegura que en los próximos meses no pueda volver arriba del 2% mensual. “No es una escalera necesariamente descendente”, advirtió. En cuanto a la marcha atrás de las tarifas, dijo que “será una anécdota en términos inflacionarios, porque lo que se baje ahora volverá a subir en noviembre”.

Fausto Spotorno, economista jefe del estudio O.J. Ferreres, también calculó una inflación cercana al 1,5% y al 41% interanual.

Gabriel Zelpo, de Elypsis, dijo que proyectan el 1% de suba. “Lo único que sube un poco es bebidas, que estaba un poco rezagado respecto de otros rubros. En general está bastante bajo”.

El economista jefe de Ecolatina, Lorenzo Sigaut Gravina, indicó que la primera quincena arrojó una suba de 2% y adelantó que el mes “podría cerrar por debajo de esa cifra; es una buena noticia”. La inflación núcleo, agregó, “se está alineando con la suba general del IPC, por lo que ya estaría volviendo a los niveles previos a la devaluación”. Sin la suba del gas, el IPC terminaría en cero.

Diego Giacomini, director de E&R, dijo que la inflación del mes se ubica hasta ahora en el 2,4%, apenas por debajo del 2,5% de julio. El economista aclaró que su medición en el primer semestre arrojó un resultado menor al de otras consultoras, por lo que en el promedio todas tienden a igualarse. Además, admitió que “la imputación de la baja de la tarifa de gas en el IPC no es fácil, porque el fallo de la Corte es sólo para los usuarios residenciales”.

El mes pasado, el IPC Congreso reflejó una inflación del 2,4% y del 46% interanual, mientras que el IPC “core” se ubicó en el 2,8 por ciento.

Amplían el gasto en subsidios energéticos

El Gobierno modificó ayer el Presupuesto 2016 para otorgarle más subsidios al sector energético. A través de una resolución del jefe de Gabinete, Marcos Peña, se aprobó un aumento de $ 11.500 millones a favor del Ministerio de Energía y Minería, que maneja Juan José Aranguren. De ese aumento, $ 7177 millones se destinan al programa denominado Planificación y Coordinación Estratégica del Plan Nacional de Inversiones Hidrocarburíferas. Los fondos se usarán para cancelar los pagos pendientes correspondientes a los Programas de Estímulo a la Inyección Excedente de Gas Natural, Estímulo a la Inyección de Gas Natural para Empresas con Inyección Reducida y a los derivados del Acuerdo de Abastecimiento de Gas Propano para Redes de Distribución de Gas Propano Indiluido.

El primero de los programas contempla el pago de US$ 7,5 por millón de BTU a las petroleras para estimular la producción local de gas. También se destinaron $ 841,6 millones para subsidiar la energía eléctrica.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments