El ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido había negado enfáticamente conocer al empresario Juan José Levy, pese a que coincidió en tres viajes entre el 2012 y 2013 en el mismo vuelo a Caracas. Además, la mano derecha de De Vido y ex agente de la AFI, José María Olazagasti, coincidió en diez viajes a Caracas con Levy en el marco de los negocios por el fideicomiso por el gas oil argentino-venezolano.

Los datos están incluidos en un informe de la Unidad de Información Financiera (UIF), al que accedió Clarín en fuentes judiciales. Allí se pidió a la Justicia enviar pedidos de cooperación a Panamá, EE.UU., las islas Vírgenes Británicas, Hong Kong y las islas Seychelles para seguir la ruta del dinero de millonarias operaciones financieras sospechosas. El informe “confidencial” de la UIF fue entregado a la fiscal Luz María Rivas Diez y al juez en lo penal económico Marcelo Aguinsky, quienes investigan a Levy por supuesto lavado de dinero en los negocios con la Venezuela chavista, a través del laboratorio ESME y otras de sus empresas. En marzo, Aguinsky trabó un embargo preventivo por 300 millones de pesos sobre Levy y sus empresas. ESME firmó un contrato con la empresa estatal venezolana Suministros Venezolanos Industriales (SUVINCA) por casi 90 millones de dólares para suministrar productos de tocador. Recibió un anticipó del 60 % y no terminó de cumplir con el contrato. El precio pactado originalmente aumentó en “un 435 por ciento en once meses”.

La UIF -que dirigen Mariano Federici y María Eugenia Talerico- incluso sostuvo que no existe, por ahora, documentación respaldatoria de una venta triangulada de decodificadores de TV chinos a Venezuela. Levy pasó de tener una PYME dedicada a productores de tocador a un grupo empresario internacional que cobró 530 millones de dólares del fideicomiso. Por su parte, Levy volvió ayer a negar haber cometido algún delito y habló de una “campaña de hostigamiento mediático” en su contra.

Luego de una primicia de Clarín del 29 de julio pasado, De Vido dijo no conocer a Levy. Sin embargo, el empresario afirmó que conocía a Olazagasti y al ex operador judicial K Horacio Díaz Seiro como “padres de compañeros de colegio de sus hijos”. El informe de la UIF precisa que De Vido y Levy compartieron el mismo vuelo 1376 de Aerolíneas Argentinas de fecha 19-02-13, 12-09-12 y 14-09-12 de Buenos Aires a Caracas con retorno. Mientras que Olazagasti coincidió con Levy en 8 vuelos entre el 2008 y el 2014. Para la UIF ese tipo de contactos “permitiría entender la facilidad con la que Levy logró insertarse comercialmente en Venezuela”, sin tener la capacidad industrial ni financiera para encarar los contratos que logró.

Además del negocio de los productos de tocador, Levy firmó otro contrato a través de la corporación Gulfos por 20 millones de dólares para venderle antenas de TV chinas a la empresa venezolana CANTV. Pero la UIF afirma que “no surgiría documentación respaldatoria” de la compra de la mercadería y de su entrega. Gulfos, que maneja Levy, tiene una socia fundadora que cobra planes sociales del Gobierno. En la factura proforma hay varios errores como uno que dice que se compraron 75.000 unidades a la empresa Chai Wan Digital y otra que se facturaron 757.500, distintas fechas y nombres diferentes de la proveedora.

En el extenso informe, la UIF subraya que entre febrero del 2011 y junio del 2013 Gulfos no vendió nada pero compró autos de lujo, embarcaciones y un inmueble en Puerto Madero. Todo con un aporte de la offshore Frolem, constituída en Nevada, EE.UU y manejada por Plascot Limited desde las islas Seycheles. Se trata de la misma operatoria usada por Helvetic -la compradora de La Rosadita- en la causa de la ruta del dinero K. Luego del pago de Venezuela, Gulfos compró lotes en Nordelta, un piso de un edificio de la Panamericana 1050 y una inversión multimillonaria en un fideicomiso agrario, entre otros negocios. Frolen es una de las 5 offsore que maneja Levy.

La UIF reveló, más adelante, que en otra causa se investigan el giro de divisas de ESME a las empresas Importadora Asiria CA con domicilio en Venezuela y cuentas en las islas Cayman y Seguros Píramide, también de Caracas, pero con cuentas en el banco Santander de Miami.

Un capítulo aparte dedica a la empresa Iconos Asset Managemente que cambió cheques del Grupo Núcleo de Levy “desconociéndose la justificación económica de dichas transacciones” y que los montos fueron retirados en efectivo en valores que van de 1 a 5 millones de pesos.

 

fuente CLARÌN

Comments

comments