En el Congreso del PRO realizado el viernes pasado a puertas cerradas y con listas negras por parte de Eduardo Cáceres hubo tensión, sucede que Fernando Merino, Martín Turcumán entre otros no tenían ” permiso ” de entrar a esta reunión a pesar de ser referentes y especialmente Turcumán ex candidato a gobernador de la provincia.
A pesar de los impedimento Merino logra entrar con gestiones desde Buenos Aires pero su experiencia fue mala ya que ” patoteros ” en un momento dado se acercan por detrás de Fernando y a la fuerza quieren sacarlo del lugar, Merino responde amablemente pero no bastó porque insistían, esto no queda ahí y la persecución prosiguió toda la jornada adonde quiera que fueran, parece ser que CÁCERES quería evitar una reunión entre los odiados por Eduardo y Marcos Peña.
La censura, apriete y mafia se han hecho una marca fuerte de EDUARDO CÁCERES que muy digno a su amor por el FPV utiliza los métodos equivocados porque no sabe hacer política y utiliza todo esto para tapar su ineficacia.
Fernando Merino nos comentó además que está reforzando el lugar de su casa que fue atacado y que hace unos días integrantes del ” cacerismo ” pasaron por su casa señalando sospechosamente, todo como la marca perfecta de un apriete.
Gioja tiene un buen discipulo.

 

Redacción: Natalia Vargas

Comments

comments