Gobernadores, intendentes, diputados, el titular de la Corte Suprema, las cabezas de las fuerzas de seguridad, organizaciones sociales, todos juntos en torno a una iniciativa del Poder Ejecutivo.

La postal se dio ayer en Tecnópolis y alegró al Gobierno, ansioso por dar señales de “consenso y unidad”, luego del cachetazo que significó el fallo adverso de la Justicia que obligó a dar marcha atrás con parte de los aumentos de tarifas de gas.

“Es una iniciativa que, al igual que lo que ocurrió con la educación días atrás, tiene que ver con un tema puntual en el que trabajan varios sectores hasta que se arriba a una propuesta de consenso”, afirmó a LA NACION un vocero del Presidente.

“Éste es un tema en el que no debería haber diferencias ideológicas ni cuestiones partidarias”, agregaron en Balcarce 50. Se pensó en la concurrencia, en los invitados, hasta en el lema “Juntos contra el narcotráfico”, que acompañaba a las figuras de los tres poderes que estuvieron presentes.

Lo cierto es que, como “continuidad” de la declaración de Purmamarca en el área educativa, que firmaron hace poco más de un mes todos los mandatarios provinciales, el Gobierno volvió a juntar a los gobernadores para una causa en común. Y la idea es seguir haciéndolo en cada oportunidad que sea posible. “La idea es seguir transformando la lucha contra el narcotráfico en una política de Estado”, afirmó a LA NACION el secretario de Seguridad Interior, Gerardo Milman.

Se sumaron esta vez a la convocatoria el titular de la Corte, Ricardo Lorenzetti (mencionado incluso por el Presidente), varios intendentes y uno de los principales opositores, el diputado Sergio Massa.

“Massa estuvo ahí porque preside la comisión de seguimiento de organismos de seguridad”, aclararon en el Ministerio de Seguridad, que encabeza Patricia Bullrich. Para abonar esa teoría también estuvieron los diputados radicales Luis Petri (Mendoza) y Gabriela Burgos (Jujuy), que también encabezan comisiones vinculadas al plan antinarco presentado ayer.

La presencia de Lorenzetti también fue festejada por el Gobierno, luego del fallo del alto tribunal que dejó sin efecto buena parte de los incrementos en la tarifa del gas. “Hace años que venimos pidiendo este encuentro conjunto, en un área en la que podemos avanzar poniendo por delante lo que nos une y no lo que nos separa”, dijo el titular de la Corte, luego del acto formal.

De todos modos, y en lo que hace a la organización, nada estuvo librado al azar. La Secretaría General de la Presidencia, a través de la Dirección de Ceremonial, se encargó de la mayoría de las invitaciones, siempre consensuadas con Bullrich. Esta vez no formó parte de los preparativos el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, interlocutor natural y cotidiano en el diálogo con los mandatarios provinciales.

El éxito fue casi total: una decena de gobernadores estuvieron en el estrado principal junto al Presidente, además de 21 ministros de Seguridad de todo el país. Incluso varios de quienes no estuvieron se esforzaron para aclarar que no se trataba de un desplante: el socialista Miguel Lifschitz avisó que no llegaba a tiempo por la niebla, pero más tarde se reunió con Bullrich para seguir avanzando en soluciones conjuntas para combatir el avance del narcotráfico en esa provincia. Cerca de Lifschitz aclararon que comenzaron a encarrilarse algunas preocupaciones del mandatario provincial, como la cantidad de gendarmes apostados para combatir a los narcos (hoy hay 400), y un plan coordinado con la Nación para hacer frente a la “guerra”, como la denominó el Presidente.

La sintonía, que parece haberse recuperado entre ambas administraciones, tendrá otro capítulo hoy: Frigerio participará en Rosario de un panel en el precoloquio de IDEA, compartido con el gobernador santafecino.

No se hicieron ver representantes del kirchnerismo duro, aunque sí estuvieron gobernadores del peronismo hasta hace poco cercanos a la ex presidenta Cristina Kirchner, como Juan Manzur (Tucumán) y Rosana Bertone (Tierra del Fuego).

Con ellos, como con otros representantes del PJ, la relación es óptima. El sábado, Frigerio estará nuevamente en Córdoba con el gobernador Juan Schiaretti (presente en el acto de ayer), con anuncios de obras de infraestructura para la provincia mediterránea. “Vamos a seguir trabajando juntos, codo a codo”, expresaron a LA NACION en el entorno del ministro político.

Conflictos de interés de la OA

La Oficina Anticorrupción (OA) promovió, en sus primeros seis meses de trabajo tras el recambio de gobierno, casi un centenar de actuaciones relacionadas con conflictos de interés e incompatibilidades administrativas. Once de ellas están todavía pendientes de resolución, como el caso del ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren Otros casos pendientes son el del coordinador Nacional para el Combate del Lavado de Activos, Juan Félix Marteu, por sus vínculos previos, y los funcionarios José María Torello, Gustavo Lopetegui, Mario Quintana y Pablo Curat por sus eventuales participaciones en la operatoria de dólar futuro.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments