Despegándose del kirchnerismo y marcando distancia de Cambiemos, gobernadores e intendentes bonaerenses del peronismo se abren paso en la carrera electoral con el lanzamiento de un nuevo espacio que quiere ser la segunda y “verdadera” renovación del PJ.

“La renovación está en marcha”, arengaron ayer los dirigentes en el subsuelo de la Casa de Chaco, donde estuvieron reunidos por casi una hora y media, entre chipás y facturas. El objetivo del encuentro era tener un primer contacto entre todos para acordar un discurso y una agenda común. La primera actividad ya tiene fecha: será el 6 de septiembre en un homenaje a Antonio Cafiero, histórico referente de la renovación peronista.

“No vamos a resignar nuestra vocación de poder para recuperar el Gobierno. Con nuevas metodologías y una propuesta progresista vamos a conformar un gran frente”, destacó el gobernador chaqueño Domingo Peppo. Con él estuvieron sus pares Gustavo Bordet (Entre Ríos), Sergio Casas (La Rioja), Rosana Bertone (Tierra del Fuego) y Carlos Verna (La Pampa). Con aviso justificado faltaron Gildo Insfrán (Formosa), Sergio Uñac (San Juan) y Juan Manuel Urtubey (Salta).

La renovación es la principal premisa que estipularon, a la vez que marcaron un límite claro: “No somos la pata peronista de Cambiemos”, disparó el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde y la frase hizo eco. El jefe comunal llegó junto a sus colegas Gabriel Katopodis (San Martín) y Juan Zabaleta (Hurlingham). También estuvieron presentes Fernando Gray (Esteban Echeverría), Mariano Cascallares (Almirante Brown) y Bali Bucca (Bolívar).

También estuvo el presidente del bloque FPV — PJ en Senadores, Miguel Angel Pichetto, y el presidente del bloque justicialista en Diputados, Oscar Romero. “La etapa del kirchnerismo fue larga e importante pero el peronismo tiene que recrear figuras nuevas y apostar a un recambio generacional”, declaró Pichetto.

A corto plazo, el grupo hará foco en el tema del presupuesto y la coparticipación, teniendo en cuenta que el presidente Mauricio Macri enviará en estos días al Congreso el proyecto de Ley de Presupuesto 2017. En ese sentido, la idea es dialogar con todos los espacios y buscar puntos en común.

A largo la plazo, la idea es tender lazos. Para eso, se planea que representantes de este frente comiencen a hacer algunos viajes a diferentes provincias que tengan, o no, gobernador peronista. En ese marco están gestionando un encuentro en Entre Ríos para las primeras semanas de octubre y un festejo del 17 de octubre en Chaco.

El estilo que acordaron es no confrontativo. Con un discurso constructivo no disparán contra ninguna de las demás expresiones peronistas y harán eje en la “construcción” de lo que viene. Falta para las elecciones y el tejido será delicado. Lo que tienen en claro es que dispersos no pueden negociar. En cambio, siendo una opción fuerte las condiciones son mejores.

El acto se montó por fuera del aparato institucional del Partido Justicialista, encabezado por José Luis Gioja y Daniel Scioli, lo que genera tensión dentro del ya convulsionado peronismo. Sin embargo, desde ambos sectores confían en que con el tiempo van a confluir en una opción conjunta, aunque requiera internas.

 

fuente CLARÌN

Comments

comments