“No sé qué va a ser de mi vida de acá en adelante. Estoy amenazado.Tengo mucho miedo de que me maten, y mucho más miedo de que maten a mis hijos”, lamentó Lino Villar Cataldo, el médico que mató a un delincuente que intentó robarle el auto.

Anoche, al finalizar la entrevista que mantuvo en Animales Sueltos, el cirujano vivió lo que seguramente es una de las consecuencias de vivir bajo amenazas

Infobae aguardaba la salida de Villar Cataldo de los estudios de televisión. Los portones se abrieron, avanzó un taxi y se retiró del lugar pero, sorpresivamente, no llevaba ningún pasajero. Se especulaba con una posible maniobra de protección y que el médico podría haber estado oculto dentro del taxi.

Pero no. Una integrante de la producción del programa indicó que “por temor” el chofer rechazó el viaje cuando supo que el pasajero iba a ser el médico amenazado. Finalmente, otro taxi ingresó y minutos más tarde, en un veloz operativo, Villar Cataldo pudo retirarse rápidamente. Detrás del vehículo marchó un patrullero de la Policía Federal.

El abogado del médico, Diego Szpiguel, había indicado este miércoles que desde el ministerio de Seguridad se encargarían de garantizar la seguridad de Villar Cataldo y su familia. Anoche, la guardia policial en la puerta de los estudios de televisión estaba conformada por cinco efectivos policiales, divididos en dos patrulleros. Los periodistas y camarógrafos los duplicaban en cantidad.

Minutos antes de que el médico se retirara a bordo del taxista que sí aceptó trasladarlo, Szpiguel ratificó que su cliente “está siendo el objeto de amenazas y no quiere exponerse en la vía pública porque considera que no están dadas las condiciones”.

El hermano de Ricardo, el delincuente abatido por el cirujano, había advertido en una publicación de Facebook que “este gil va a pagar lágrima por lágrima”.

fuente INFOBAE

Comments

comments