En medio del debate sobre el ritmo de descenso del índice de inflación, el presidente Mauricio Macri admitió ayer que existen discrepancias sobre la política monetaria entre el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, y el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, aunque consideró que “es sano que haya diferencias” y rescató que ambos “son personas valiosas e inteligentes”.

“Hay un gran manejo fiscal y financiero de Prat-Gay y un gran manejo monetario del presidente del Banco Central”, dijo el Presidente a la prensa, luego del acto de inauguración del Centro de Transferencia de Cargas (CTC) en el barrio porteño de Villa Soldati.

Las discrepancias entre Prat-Gay y Sturzenegger giran en torno de la tasa de interés de referencia de las Lebac que fija el Banco Central, hoy ubicada en un 27,75 por ciento.

Prat-Gay preferiría que bajara de manera más veloz para reactivar la economía, las inversiones y el consumo, cuya baja es el talón de Aquiles del plan económico. Pero Sturzenegger la mantiene en alto para absorber pesos del mercado y desalentar la actividad, lo cual apunta a desacelerar la inflación, objetivo prioritario del Presidente.

Según pudo saber LA NACION de altas fuentes de la Casa Rosada,Macri considera que “hay cero problemas” y que respalda a los dos funcionarios por igual. Sin embargo, en la actualidad privilegia el combate a la inflación, porque en esta coyuntura apoya especialmente a Sturzenegger en su política de contracción de la emisión monetaria.
Pero el Presidente se resistió ayer a pronunciarse en favor de alguno de los dos. “No, para nada, están bien los dos, es sano que haya matices en las opiniones”, consideró Macri, quien presentó la disidencia como positiva. “Son dos personas valiosas, inteligentes y capaces; bajamos la inflación como les prometí que en el segundo semestre iba a bajar”, agregó.

El 30 de agosto último, Prat-Gay había dicho que el índice de precios al consumidor de agosto sería inferior al 1%, la “más baja de los últimos diez años”, y señaló que “la inflación ya no es un tema”.

Pero, ese mismo día, Sturzenegger señaló en la Universidad de Tel Aviv que “la significativa desaceleración que mostrará la inflación en agosto aún no provee los elementos suficientes para que pueda concluirse que sea conveniente relajar la política monetaria”.

Cerca del titular del BCRA subrayaron, ante la consulta de LA NACION, que “la relación con Prat-Gay es buena” y que “Sturzenegger dijo también que estaba a favor de la política fiscal de Hacienda, de gradualismo fiscal, porque no dificultaba la política monetaria”.

En la autoridad monetaria observaban ayer que el relevamiento de expectativas de mercado sobre 60 consultores privados arroja que para diciembre la tasa de referencia estaría en 25 por ciento. Sin embargo, cerca de Sturzenegger aseguraron que la tasa de interés de las Lebac bajará “a medida que baje la inflación”. Además, elogiaron en lo personal a Prat-Gay y consideraron que “existe el grado de tensión natural entre un presidente de un Banco Central y un ministro de Economía”.

En el entorno de Prat-Gay, por su parte, aseguraron que “la relación es muy buena” y que “si buscan internas, ésta es la ventanilla equivocada”. Consignaron, además, que los dos funcionarios comparten almuerzos cada 15 días.

“Alfonso respeta la autonomía del BCRA y se lleva muy bien con «Sturze». Sólo tienen matices de opinión en que Alfonso quiere que las tasas bajen más rápido”, señaló un funcionario.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments