La ex presidenta Cristina Kirchner cuestionó al gobierno de Mauricio Macri por sus medidas económicas “contrarias a las necesidades sociales”. En un extenso discurso que brindó en la sede de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), la ex mandataria instó al movimiento sindical “a no confundirse” y “reclamar la reapertura de las paritarias”. Dos días después de haber sido citada a declaración indagatoria por el juez Julián Ercolini, evitó referirse a su situación judicial.

Pasadas las 17, la ex presidenta llegó al auditorio Germán Abdala, en Carlos Calvo 1378, acompañada por dos autos blancos de su custodia. Unos 2000 militantes la arengaban al grito de “vamos a volver” mientras ingresaba raudamente al edificio de ATE. Militantes de La Cámpora, la Tupac Amaru y Kolina, entre otras agrupaciones, siguieron el discurso a través de una pantalla LED gigante.

Tras un breve agradecimiento por la invitación al delegado de ATE Capital, Daniel Catalano, la ex presidenta comenzó su discurso comparando el foro de Inversores en el Centro Cultural Kirchner (CCK) con la protesta de productores agrícolas que ayer regalaron verduras en Plaza de Mayo.

“Se puso en la cabeza de la gente que la brecha era pensar diferente, que era mala la discusión política. Pero la brecha es lo que vimos hoy en la plaza, que algunos tengan para comer y otros no”, dijo Cristina Kirchner. Y añadió que mientras se regalaban verduras en la plaza, “en el CCK había una comida muy paqueta”.
“En la Argentina hoy hay hambre. Las maestras volvieron a tener que comprar víveres porque los pibes llegan a la escuela sin desayunar. Hay hambre porque creció la desocupación y la plata no alcanza”, dijo en otro tramo de su discurso, mientras los 200 delegados de ATE presentes en el auditorio la vivaban.

La ex presidenta defendió el ciclo kirchnerista e ironizó sobre la “pesada herencia” que recibió el gobierno de Mauricio Macri. “¿En qué consistía? En desendeudamiento y prácticamente pleno empleo. Dejamos una herencia ‘pesada’, con sindicatos fuertes y paritarias funcionando”. Además, agregó que “la ‘pesada herencia’ son las demandas que hoy tiene la sociedad”, en un “neoliberalismo que no necesita consumidores, sino consumidos”.
En otro tramo de su discurso, que se extendió durante una hora y media, la ex presidenta instó a que los dirigentes sindicales reclamen por la reapertura de paritarias. “El movimiento sindical no puede confundirse. Es crucial reclamar la reapertura de paritarias”, dijo. Y añadió: “¿Cómo puede aumentar el salario un 20 por ciento y los servicios el 300? Hay que centrar las discusiones en las cosas cotidianas que le pasan a la gente”.

Unidad

Cristina Kirchner llamó a buscar “puntos de unidad entre distintos sectores”. “Es hora de juntar la mayor cantidad de voluntades posibles”, dijo. Y añadió que “la unidad no se va a dar por el lado de la ideología sino por el lado de los intereses agredidos” por el Gobierno.

Se refirió elípticamente a la interna del peronismo y fustigó a los dirigentes que “sólo construyen pensando en la próxima elección”. La ex mandataria aseguró: “Todo dirigente que quiera volver a ser gobierno no tiene que seducir a otros dirigentes ni pelearse con ellos. Tiene que seducir a la gente”.

La ex mandataria no precisó si será candidata en las próxima elecciones. “No me interesan los lugares, ya ocupé todos los que podía aspirar. Sin embargo, aseguró que “la realización de un proyecto no se puede subordinar a una persona”.

La ex mandataria llegó a Buenos Aires con el objetivo de intensificar su agenda política, pero anteayer se le sumó un compromiso que deberá afrontar durante su estadía: el 20 de octubre deberá prestar declaración indagatoria en la causa en que el juez Julian Ercolini investiga el presunto direccionamiento de la obra pública en favor del empresario detenido Lázaro Báez.

La ex presidenta no inicia todavía los juicios civiles

La ex presidenta Cristina Kirchner aún no inició formalmente los juicios civiles contra sus detractores. Pasado un mes desde las audiencias con la diputada del GEN Margarita Stolbizer y con el periodista Eduardo Feimann, a quienes demandó por “daño al honor”, la ex mandataria no pidió todavía que se inicien los procesos judiciales.

El abogado de Cristina en el fuero civil, Gregorio Dalbón, aseguró que está esperando de forma “estratégica” para acumular más pruebas y “pedir una indemnización más alta”. Dijo que iniciará los juicios a mediados de octubre cuando la ex presidenta se presente a una nueva mediación con periodistas de Periodismo para Todos (PPT).

Los abogados de Stolbizer y de Feinmann creen que sólo se busca hacer ruido mediático, pero que los juicios no van a prosperar.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments