Luego de criticar la solicitada que pidió su remoción por archivar la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman contra la ex presidenta Cristina Kirchner en el caso AMIA, el juez federal Daniel Rafecas fue a la televisión para responder por qué archivó la denuncia.

En diálogo con Alejandro Fantino en el programa Animales Sueltos, Rafecas respondió a las acusaciones de la solicitada sobre su supuesta parcialidad frente a la denuncia que complica a la ex presidenta y a algunos de sus funcionarios por presunto encubrimiento del atentado a la AMIA y, aunque respetó la manifestación y opinión de los peticionantes, dijo que “el problema de la solicitada fue el título”.

“El juez Rafecas debe ser removido”, fue el título que condenó el juez. “Hay un sector de la opinión pública que puede pensar que soy parcial con los Kirchner”, dijo Rafecas en relación a los argumentos que pidieron su destitución y enunció su defensa.

Luego de dejar en claro que su presencia -y opinión- en la televisión solo puede ser “como titular de un juzgado”, el juez expresó: “He tenido resoluciones desfavorables para el anterior gobierno. Yo dispuse el allanamiento a la planta de Ciccone que luego fueron, en parte, la fundamentación de la causa que hoy complica al ex vicepresidente Amado Boudou y que está elevada a juicio”.
Tras la conmoción, por las repercusiones que rechazaron y apoyaron al texto que pidió su remoción, Rafecas expresó que “quizás es hora de replantear que los jueces solo hablen con sus sentencias”, y explicó: “Lo primero que hay que decir es que aquella denuncia (la de Nisman) era francamente impresentable. Por más que presenten 3, 46 o 150 pruebas, esas pruebas tienen que estar relacionadas con un delito. Yo entendí que no había una hipótesis delictiva que justificara las pruebas y la apertura de una causa, con el costo institucional que eso implicaba”.

“Si se presenta un caso en donde no hay un delito y no hay pruebas, entonces no se puede abrir investigación”
Daniel Rafecas

“La diferencia de esta causa con otras es que estas supuestas maniobras [de Cristina Kirchner y algunos de sus funcionarios] no estaban vinculadas con ningún delito anterior, y no se estaba cometiendo ningún delito. Si se presenta un caso en donde no hay un delito y no hay pruebas, entonces no se puede abrir investigación”, señaló.

Además, calificó de “paradójica” la acusación de “desestimación en tiempo récord” de la denuncia de Nisman. “Para abrir una investigación un juez tiene 3 días hábiles. Yo tengo que respetar los tiempos del Código. Lo del tiempo récord es paradójico”, dijo.

Hizo referencia, casi punto por punto, a los argumentos de la solicitada publicada el pasado 8 de septiembre, y defendió así la actuación de la Sala I de la Cámara Federal. “La Sala I de la Cámara Federal en el año 2014 fue la que le ordenó al Ejecutivo frenar frenar el avance del memorándum de entendimiento. Lo dejó inconstitucional”, dijo el juez en defensa de los jueces Jorge Ballestero y Eduardo Freiler.

“El contenido de la solicitada es, una vez más, un conjunto de personas que está en franco desacuerdo con una causa que yo hice y que peticiona. El problema es el título de la solicitada, que se sale de lo que es el juego, la crítica a mi actuación”, enfatizó. “La única herramienta que yo tengo para explicar es la jurídica. Yo tengo que aplicar la ley y el derecho”, añadió.

El texto de la solicitada

Los abajo firmantes consideramos un deber cívico reclamar la destitución, acorde con los procedimientos vigentes, del Juez Daniel Rafecas por manifiesta inconducta en el ejercicio de la magistratura. Subrayamos su actuación en relación con la denuncia del Fiscal Alberto Nisman, fechada el 14 de enero de 2015, contra la entonces Presidente de la Nación, Sra. Cristina Fernández de Kirchner, su canciller Héctor Timmerman y los intervinientes en negociaciones paralelas dirigidas a sancionar el Memorándum de entendimiento con Irán, ratificado por ley 26.843 del 27 de febrero de 2013.
Dicha denuncia, sostenida por el representante del Ministerio Público ante el Juzgado de Rafecas, fue desestimada en tiempo récord. El extenso escrito de denuncia propuesto por el Fiscal Nisman perfila un amplísimo marco probatorio y sostiene que las personas denunciadas han cometido el delito de encubrimiento de los responsables del mayor ataque terrorista sufrido en el país: el perpetrado contra la sede de la AMIA el 18 de julio de 1994, que cobró 85 vidas.

La decisión de Rafecas fue apelada por el Fiscal Gerardo Pollicita y mantenida por el Dr, Germán Moldes ante la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal, con la lamentable intervención de la Sala I que, con igual o mayor ligereza que el Juez Rafecas, confirmó la decisión de este último merced al indignante voto de los Jueces Jorge Ballestero y Eduardo Freiler y la destacable disidencia del Dr. Eduardo Farah. El Fiscal Dr. Javier De Luca por su parte desistió también del recurso ante la Cámara de Casación. Hace tiempo que ha quedado comprobada la solidez del encuadramiento jurídico formulado por el Dr. Nisman. En cambio, nunca se han investigado los hechos materia de la denuncia.
Ha llegado la hora de la apertura del trascendente caso, sofocado en su inicio por el Juez Rafecas y los magistrados que acompañaron su intolerable parcialidad. Apoyamos con fervor los esfuerzos que hoy se realizan para la apertura de la causa iniciada con la denuncia del Dr. Nisman. Se plantea un imperativo ineludible para los jueces pues el encubrimiento de un delito de lesa humanidad, como la voladura de la AMIA, constituye también otro delito de lesa humanidad.
Recientemente, ante el pedido de apertura de la causa formulado por la AMIA, el Juez Rafecas persistió una vez más en su negativa a estudiar el caso y rehusó reconsiderar el expediente iniciado con la denuncia del Fiscal Alberto Nisman. Sospechado de un claro “temor de parcialidad”, Rafecas había sido ya apartado de la causa que involucraba al ex vicepresidente Amado Boudou en negociaciones incompatibles con el cargo y lavado de dinero. El procedimiento abierto entonces en el Consejo de la Magistratura fue cerrado después de su “meritoria” desestimación del pedido del Fiscal Nisman. Ante reiterados ejemplos de parcialidad y mal desempeño del Juez Rafecas, exigimos su inmediata remoción para despejar el camino que conduce a la investigación de los gravísimos hechos denunciados que costaran la vida del fiscal Alberto Nisman. No habrá mejor homenaje a su memoria.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments