La Cámara de Diputados retomó ayer el debate en comisión del proyecto de presupuesto 2017, con la presencia de la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley.
Lejos de las discusiones airadas que el manejo de fondos suele generar entre el oficialismo y la oposición, la funcionaria recogió mayoría de elogios de los diputados por el aumento proyectado de 31% de recursos para la cartera que ella conduce y por el sostenimiento de las políticas sociales implementadas durante el gobierno kirchnerista.

“Del presupuesto que estamos discutiendo, uno de los mejores capítulos es el de Desarrollo Social”, dijo, a poco de empezar la reunión, el diputado Diego Bossio (Bloque Justicialista), en consonancia con la postura de buena parte de la oposición. Las críticas más duras, también las hubo, provinieron del kirchnerismo y de la izquierda. “Ante la pérdida de empleos y la caída del mercado interno, el aumento de las partidas resulta insuficiente”, sostuvo Adrián Grana (Frente para la Victoria).
Stanley abrió la reunión de la Comisión de Presupuesto con una extensa exposición sobre los programas a desarrollar por su ministerio el año que viene, con un presupuesto de $ 130.000 millones. Esto representa un 46% más que en el presupuesto original de 2016 y un 31% más que el presupuesto actual, ampliado durante el año. Para dimensionar los incrementos hay que tener en cuenta que la inflación proyectada para 2017 es del 17% y que el incremento total del presupuesto de la Administración Pública Nacional es del 22 por ciento.

Según detalló la funcionaria, en Desarrollo Social habrá aumentos de fondos para los programas de abordaje territorial (135%), para la comisión nacional de microcréditos (98%), para la creación del programa Creer y Crear (215%), para las políticas alimentarias (80%), para programas de apoyo al empleo (79%) y para acciones en el marco de la red de protección social destinada a niños y jóvenes, y para la Secretaría de Niñez y Adolescencia (175%).
“Creemos que como Estado necesitamos garantizar un piso mínimo de ingresos para todas las familias. Nuestra intención es trabajar en todas las situaciones de vulnerabilidad, no sólo sobre los ingresos”, afirmó la ministra, sentada a la izquierda del presidente de la Comisión de Presupuesto, Luciano Laspina. Para continuar el debate, el martes próximo se espera la presencia del ministro del Interior, Rogelio Frigerio. El proyecto sólo llegaría al recinto de la Cámara baja el 27 de octubre.

Tras destacar que era “muy bueno” que el Gobierno hubiera mantenido las políticas sociales del kirchnerismo, Marco Lavagna (Frente Renovador) se permitió una crítica sobre la orientación de los programas. “Son diques de contención, pero no hay una apuesta a la inclusión integral de los beneficiarios”, dijo. Resaltó en ese sentido que el 75% de los recursos del ministerio estaba destinado a pensiones no contributivas, el 12,5% al plan Argentina Trabaja y sólo el 12,5% restante a “programas que pueden servir para la inclusión”.

La ministra respondió que se habían hecho cambios en el plan Argentina Trabaja para capacitar a los beneficiarios, en articulación con el Ministerio de Trabajo. “Es la primera vez que viene una ministra de Desarrollo Social, no es un dato menor”, la elogió Alicia Ciciliani (Progresistas).

En línea con Lavagna, Néstor Pitrola (Frente de Izquierda) sostuvo que “el presupuesto amplía el asistencialismo” y se preguntó: “¿Vamos a seguir con la política asistencialista o con una política para salir del asistencialismo?”

También crítico, el kirchnerismo apuntó al plan económico y reclamó más fondos para Desarrollo Social. “El Estado tiene que ser solidario con el conjunto de ciudadanos que por esta política económica están quedando en el desamparo”, sostuvo Grana. Felipe Solá (Frente Renovador) defendió, en tanto, el proyecto que se debate en el Senado para declarar la emergencia social y otorgar un “salario complementario” para los trabajadores de la economía social.

El control del escrutinio

La Cámara Nacional Electoral (CNE) volverá a romper el silencio hoy, a las 15, para lanzar una dura crítica contra la reforma electoral que promueve el Gobierno. Un día antes de la reunión de comisión en Diputados, en la que el oficialismo intentará emitir un dictamen favorable, el tribunal cuestionará en una conferencia de prensa que en el último borrador del proyecto no se cumple con el compromiso público de Cambiemos de pasar el escrutinio provisorio a la órbita de la CNE.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments