La provincia de Santa Cruz, administrada por el gobernador kirchnerista Daniel Peralta y bajo la influencia de Néstor y Cristina Kirchner, repatrió 177 millones de dólares entre el 2009 y el 2011, los invirtió en la compra de dólar futuro y terminó perdiendo 47 millones de pesos. Así surge de una investigación preliminar del fiscal federal Carlos Stornelli quien, por primera vez, logró reunir documentación oficial sobre el destino de parte de los 630 millones de dólares que había cobrado Kirchner por la mala liquidación de regalías petroleras que le había pagado el gobierno de Carlos Menem en 1992. Con esos datos, Stornelli hizo una denuncia penal que recayó en el juez federal Sebastián Casanello y su colega Federico Delgado. Para Stornelli resultó sospechoso que la provincia haya perdido $ 47 millones en un contexto en que los Kirchner manejaban el Banco de la Nación y el Banco Central (BCRA) que intervenían en el mercado de dólar futuro. Por estas y otras razones, Stornelli pidió investigar a los agentes de bancos, financieras o de bolsa que cobraron comisiones millonarias y a los responsables del Nación y de la Provincia de Santa Cruz que permitieron esas operaciones irregulares cuando Néstor aún vivía.

En una denuncia, a la que accedió Clarín en fuentes judiciales en exclusiva, se enumeran todos los decretos que firmó Peralta “sin control parlamentario ni administrativo” para repatriar el remanente de esos fondos cuyo destino, hasta ahora, nunca fue rendido en su totalidad ante la justicia federal de la Capital. Se trata, por ejemplo, de los decretos de Peralta números 1720, 1981, 2578, 2903, y 3118 del 2009 que permitieron desafectar esos fondos e instruían al Ministerio de Economía provincial a firmar contratos de dólar futuro. Luego esa cartera ordenaba al Banco de la Nación a especular en ese mercado financiero que regulaba el BCRA. El 17 de septiembre, este diario reveló que incluso había una cuenta con fondos de Santa Cruz que estaba a nombre de la provincia y del propio Kirchner.

Stornelli inició una investigación en base a declaraciones de la diputada de la CC-ARI, Mariana Zuvic en el programa “Animales Sueltos” donde denunció la “desaparición del remanente de esos fondos”. Zuvic apuntó al ex ministro de Economía santacruceño Juan Manuel Campillo como el “cerebro” de esas operaciones sospechosas. De Santa Cruz, Campillo pasó a la polémica organización de control comercial agropecuario (Oncca). En las rendiciones de activos financieros del Tribunal de Cuentas de Santa Cruz se aclara que “no ha ejercido control sobre la gestión financiera patrimonial y registro de las operaciones de fondos que se tratan entre el año 1992 y el 2002”.

En noviembre de 1992, el entonces gobernador Kirchner firmó con el ministro de Economía, Domingo Cavallo, el pago de bonos por regalías mal liquidadas por 630.100.000 pesos/dólares. Con esa plata, Kirchner compró acciones clase B de YPF S.A. que vendió en 1999 y los depositó en bancos Citibank, Morgan Stanley, Credit Suisse y UBS. El agente financiero de parte de esas operaciones fue el ex dueño de la financiera Mercado Abierto, Aldo Ducler.

Hasta ahora no se sabe qué pasó con la totalidad de ese dinero público. Pero Stornelli confirmó con documentación del BCRA, del Tribunal de Cuentas de Santa Cruz y de la Procuración General del Tesoro que el gobernador Peralta, luego de órdenes dadas a través de los medios de comunicación por Néstor y Cristina, repatrió 177 millones de dólares entre el 2009 y el 2011, los pesificó y compró contratos de dólar futuro en el Mercado Abierto Electrónico (MAE). Al final, estas operaciones le dejaron a la provincia “un pasivo de 47.803.749 pesos”, dice el exhaustivo informe de Stornelli. Fuentes financieras explicaron a Clarín que MAE no fue la “contraparte” de la provincia de Santa Cruz sino que fue algún banco u operador de bolsa.

En toda su presentación, Stornelli subrayó que a estos fondos de Santa Cruz tuvo “una aplicación diferente” de lo establecido por la legislatura de Santa Cruz y el acuerdo firmado con Cavallo sobre estos fondos públicos nacionales. “Se trató, pues, de una clara desviación de partidas presupuestarias que fueron destinados a una presentación distinta de la asignada y que como correlato, arrojo resultados negativos para las arcas de la provincia”, precisó el fiscal.

Stornelli dejó para Delgado la investigación de “las comisiones cobradas por quienes llevaron a cabo estas inversiones. Hablo pues de las operadores del Banco de la Nación Argentina que efectuaron estas transacciones”. También queda indagar “un sinfín de irregularidades planteadas por el Tribunal de Cuentas de Santa Cruz, entre ellas plazos fijos, compra de bonos, acciones y transferencias en cuentas que exceden el propósito de esta instrucción”, agregó.

Por su parte, Zuvic dijo a Clarín que “los K sabían que estaban perdiendo plata con los contratos a futuro y no sacaron los fondos sino que sospechosamente persistieron con ellos durante años. Manejaron información privilegiada del Banco Central y crearon este circuito para sacar ganancias personales”. Para Zuvic estas operaciones “fueron el ensayo” de medidas parecidas que Cristina Kirchner ordenó al Banco Central tomar en el 2015 y que significaron una pérdida de 77 mil millones de pesos para el Estado y por lo cual fue procesada.

 

fuente CLARÌN

Comments

comments