Con el respaldo explícito de la Casa Rosada, familiares y víctimas de tragedias y hechos de inseguridad convocaron a una concentración hoy a las 18 frente al Congreso para protestar contra la inseguridad, la injusticia y la impunidad. El lema de la convocatoria, que tiene una altísima repercusión desde hace semanas en las redes sociales, es “Para que no te pase”.

“A los que no les pasó, que no les pase; necesitamos que todos estén con nosotros”, reclamó ayer Matías Bagnato, uno de los convocantes a la manifestación. Hace 22 años un conocido de su familia, Fructuoso Álvarez González, incendió la casa de la familia Bagnatto en el barrio de Flores: murieron los padres de Matías, sus dos hermanos y un amiguito de los nenes. A la tragedia se la conoce como “La masacre de Flores”.

Según sus organizadores, la manifestación no es una protesta puntual contra el Gobierno sino una exhortación a las autoridades del Poder Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial para que se intensifiquen las medidas contra la inseguridad y la impunidad. Y para que haya más controles a la actuación de los diferentes poderes del Estado frente a los delitos.

“Estamos trabajando. Por eso, el apoyo a las víctimas y a esta marcha para que todos tomemos conciencia: los jueces, los fiscales, los diputados, los funcionarios y la gente en general, que se comprometan a darle esta mirada al sistema penal más acorde con la necesidad de la sociedad de vivir en paz”, destacó ayer el ministro de Justicia Germán Garavano.

Los organizadores de la convocatoria -circula masivamente por Twitter bajo el hashtag #ParaQueNoTePase- son familiares o víctimas directas de episodios violentos graves, entre ellos Bagnato, Jimena Arduiz (madre de Angeles Rawson, la adolescente asesinada por el portero Jorge Mangeri); Carolina Píparo (víctima de una salidera bancaria cuando estaba embarazada) y Gladys Cabezas (hermana del fotógrafo asesinado José Luis Cabezas).

También llamaron a participar de la convocatoria familiares de las víctimas de la tragedia de Once, como María Luján Rey y Paolo Menghini (padres de Lucas Menghini), allegados y sobrevivientes de la tragedia de Cromañon, donde murieron 193 personas, y familiares de víctimas de accidentes automovilísticos.

Matías Bagnato sostuvo ayer que con “Carolina Píparo o con los familiares de las tragedias de Once y Cromañon nos une lo mismo: el dolor y el hecho de que todas estas muertes hubieran sido evitables si no hubiera habido un Estado ausente”.

Consultado por la protesta, el ministro de Seguridad bonaerense Cristian Ritondo advirtió que una parte del problema es que la Justicia “libera permanentemente” a los acusados.
fuente CLARÌN

Comments

comments