Pasaron poco más de dos meses de la foto en el Instituto Patria -ella sonriente y distendida, él visiblemente incómodo con el registro- que tan mal cayó en el PJ y también entre kirchneristas. Cristina Kirchner y Daniel Scioli volvieron a mostrarse juntos ayer, esta vez en público, en medio de las especulaciones sobre el futuro político de ambos.
Fue en la Universidad Nacional de Quilmes, en un acto organizado para entregarle un título honoris causa a la ex presidenta.

Como ocurre desde hace varias semanas, Cristina Kirchner aprovechó la circunstancia para volver a mostrarse y hablar en público, esta vez en el sur del conurbano bonaerense, donde conserva índices de imagen positiva que rondan los 30 puntos.

La presencia de Scioli surgió de una invitación de la universidad y de la propia ex presidenta, según afirmaron a LA NACION allegados al ex gobernador. “Daniel nunca dejó de hablar con ella. En una de las últimas conversaciones surgió el tema y lo invitó”, detallaron.

Lo cierto es que el bonaerense tuvo lugar en la primera fila del exclusivo auditorio que se armó sobre el escenario, a la izquierda de la mesa desde la que habló Cristina Kirchner. Scioli compartió ubicación con Héctor Recalde, Axel Kicillof, Martín Sabbatella, Mariano Recalde y Oscar Parrilli, entre otros kirchneristas de paladar negro.
“Querido Daniel, que viniste a acompañarme, gracias por estar aquí”, le dedicó Cristina apenas empezó su discurso.

Además, volvió a jugar con la idea de la “herencia”, tal como había hecho la semana pasada en el homenaje a Hipólito Yrigoyen. “Es cierto cuando hablan de pesada herencia. Es pesadísima”, dijo antes de enumerar algunos “hitos” de su política educativa como “el mejor salario docente de los últimos años”, “la entrega de becas” y “la creación de 17 nuevas universidades”.

Se despidió con una recomendación para la militancia: “Al que te insulta, tenele paciencia. Explicale de vuelta. Porque tenemos la razón y la razón, a la larga, siempre vence”.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments