“Es una pavada. Mires por donde lo mires los que vaciaron la empresa fueron los Rasic”. Con esas palabras, el ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández negó que la ex presidenta Cristina Kirchner haya querido quedarse con la avícola Cresta Roja , la segunda en importancia del país que quebró en diciembre del año pasado y actualmente es administrada por Proteinsa.

Fernández sostuvo que durante la administración de Néstor y Cristina Kirchner beneficiaron al sector a través de la política de precios máximos y además expresó que su única intervención fue recomendar a Daniel Giurzi para que se hiciera cargo de la intervención de la compañía. En septiembre del 2015, el gobierno bonaerense se comprometió a girar $250 millones como rescate de la empresa, pero a cambio puso a un hombre de su confianza.

Según la ex gerenta Karina Rasic, hija de Milenko Rasic, ex dueños de Cresta Roja, de ese monto sólo se giraron $50 millones que se usaron para alimentar a los pollos y pagar sueldos, otros $100 millones nunca se giraron directamente de la gobernación bonaerense, pero aseguró que hubo un faltante de otros $100 millones. En diálogo con LA NACION, lo acusó de haber desviado fondos. “Que ese señor devuelva la plata”, indicó.

Pero Fernández lo negó. “Todos los movimientos quedaban registrados”, dijo a este medio e indicó que la aparición de los Rasic acusando a la ex presidenta Cristina Kircher no tiene sentido. Además los responsabilizó por haber tomado mucho personal. “Por mí, que digan lo quieran. Ellos la vaciaron. Si vos no paras de tomar gente, es tu problema”, añadió.

Aunque no se explayó sobre tema, el ex funcionario durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner se refería a que Cresta Roja había sobredimensionado su estructura. En total, empleaba a 3700 empleados y cuando se desató la crisis por- denuncian- falta de pagos de subsidios para mantener bajo el precio de los pollos en los supermercados, la pérdida del mercado venezolano y el retraso cambiario y quisieron despedir a 700 trabajadores, les fue imposible por que el gremio de Alimentación se negó, al igual que la administración kirchnerista.

“Tratamos de ayudar cuando vimos la situación de la empresa, pero tampoco teníamos plata para andar regalando”, dijo Fernández al referirse a los $250 millones que el gobierno bonaerense debía transferir.

Según los Rasic, el gobierno de los Kirchner no les pagó US$100 millones de dólares de compensaciones. Después de las negociaciones, rescataron el 20%. Aunque fuentes del mercado consultadas por LA NACION precisaron que esa cifra fue de US$ 65 millones.

“Se les daba una compensación a las avícolas por mantener el precio bajo en los supermercados”, sostuvo el ex secretario de Comercio, Guillermo Moreno , en diálogo con LA NACION. Al ser consultado por la deuda de los subsidios, indicó: “La compensación se daba cuando estaban todos los cumplimientos impositivos y eran automáticos. La única posibilidad de que no se hayan entregado es que hubiese atrasos impositivos, pero no lo sé”, dijo.

El ex funcionario evitió polemizar. “Entiendo por lo que deben estar pasando los Rasic”, precisó.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments