Tal vez forzado por la incertidumbre que se generó a partir de las evasivas de los funcionarios nacionales consultados por el tema, el jefe de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN) Andrés Rodríguez no anduvo con vueltas y aseguró ayer que el Gobierno ya le dio “la confirmación” de que “los estatales nacionales van a tener un bono similar” al piso de $ 2.000 fijado el miércoles para los privados en la reunión en la que confluyeron empresarios y gremios en Casa Rosada.

Según pudo saber Clarín de altas fuentes oficiales, la Casa Rosada ya diagrama el universo de trabajadores a los que les corresponderá el bono y podría anunciarlo la próxima semana.

“La confirmación de que los estatales nacionales van a tener un bono similar está acordada. Posiblemente en lo que queda de esta semana y principios de la otra el tema se tiene que resolver”, dijo Rodríguez en declaraciones a radio Mitre el día después a la mesa del “Diálogo para la Producción y el Trabajo”.

Blanqueó así el compromiso que, tal como publicó este diario el domingo, le había dado el Gobierno a la CGT la semana pasada, en la cumbre en la que logró desarticular el primer paro contra Mauricio Macri. La decisión del jefe de UPCN tiene una explicación: si bien estaba previsto que el bono para estatales no estuviera en la discusión de la reunión tripartita, las principales espadas del Gobierno dieron respuestas ambiguas al ser interrogados por el tema.

“Cuando la CGT planteó la agenda en la reunión con el Ejecutivo quedó claro -y los funcionarios aceptaron- que el bono tiene alcance tanto para los trabajadores privados como públicos”, recordó el dirigente, que hasta ayer había cumplido con no ventilar públicamente el acuerdo alcanzado con el vicejefe de Gabinete Mario Quintana y el ministro de Trabajo Jorge Triaca.

Clarín pudo saber que en el Ministerio de Modernización que dirige Andrés Ibarra ya se trabaja en los pormenores del plan de pago. Esto es: definir a quiénes se les va a pagar el bono, el monto y la forma de pago.

En el Gobierno admitieron que la compensación no sería para todos: estaría dirigida “a los trabajadores que más lo necesitan”. Esto dejaría afuera a rangos que perciben salarios más altos, “de coordinador para arriba”, estimaron.

Aunque esa es una discusión que por ahora no está cerrada.

De Ibarra dependen directamente unos 215 mil empleados. Lo que implicaría, en el improbable escenario en el que todos recibieran un bono de $ 2 mil, un desembolso de 430 millones de pesos.

Una cifra que en el Gobierno confían en poder hacer frente. Aunque el sector público nacional es más amplio: reúne a casi 740 mil trabajadores, si se cuentan el Poder Legislativo, el Judicial, las fuerzas de seguridad, los universitarios y las empresas y otros organismos del Estado.

¿Para ellos también habrá un bono?, preguntó este diario. “Todavía no está definido”, aseguraron en Balcarce 50.

Tampoco está claro cómo se pagará. No se descarta que sea en dos cuotas.

Eso se comenzará a aclarar el lunes, cuando Ibarra reciba en su despacho a Rodríguez, y al secretario general de ATE, Hugo Godoy. Este fue, precisamente, uno de los que más críticos se mostró con el acuerdo con los privados e insistió en “que se reabran las paritarias”.

En este sentido, mientras Ibarra avanza en la segmentación de los estatales a los que se les otorgaría el bono, el Gobierno comenzó a analizar la posibilidad de hacer una propuesta alternativa: fijar un bono más bajo y adelantar la discusión de la paritaria, con la confianza de que para 2017 se pronostica una inflación del 17%. Habrá que ver si los estatales, que cerraron a mitad de 2016 un aumento del 31 por ciento en tres cuotas, lo aceptan.

Según pudo saber Clarín, el Gobierno ya planifica un anuncio para la próxima semana. Sería entre el miércoles y viernes. Y luego de que el ministro del Interior Rogelio Frigerio le dé mínimas garantías al Presidente Mauricio Macri respecto a que ningún gobernador alzará la voz. Al cabo, las provincias y los municipios reúnen a 2,3 millones de empleados públicos y, en su mayoría, no pueden pagar el bono.

Sobre este último aspecto habló ayer Hugo Yasky, titular de una de las dos vertientes de la CTA y cuyos principales representados son justamente los trabajadores estatales provinciales y municipales. “Tanto los maestros como los médicos y los enfermeros junto a los municipales no van a cobrar ningún bono porque hay que arreglarlo con las provincias y ya sabemos el estado en el que se encuentran”.

Y agregó ante la confirmación de que los estatales nacionales sí cobrarán: “Es un arreglo que contempla la menor cantidad de trabajadores estatales, el resto quedamos afuera”.

En números: según cifras del Ministerio de Trabajo, hay en el país 739.097 empleados públicos nacionales (21% de la masa trabajadora estatal) mientras que 2.719.351 son estatales provinciales y municipales (representan el 79%).

 

fuente CLARÌN

Comments

comments