En los últimos años, se había vuelto casi habitual tener que anotarse en lista de espera para tener una caja de seguridad en un banco. Es imposible saber cuánto del efectivo que los argentinos resguardan allí o en el colchón terminará entrando en el blanqueo. Pero con casi 100.000 cuentas abiertas con ese objetivo -la mayoría, durante este mes-, los funcionarios del Gobierno afirman que al menos la primera etapa del proceso de exteriorización está superando sus pronósticos iniciales.

lluvia-dolares-grafico“El tramo para depositar el efectivo sí está superando todas las expectativas que teníamos”, admitió a LA NACION Mariano Federicci, titular de la Unidad de Información Financiera (UIF). “El blanqueo ha tomado una velocidad importante en las últimas dos, tres semanas. Esto es muy importante, porque el sinceramiento de efectivo representa un voto de confianza en el Gobierno y en el cambio. Porque el que sincera efectivo no es alguien que se sienta presionado por la coyuntura internacional, es alguien que tiene la expectativa puesta en que vamos a estar cada vez mejor”, dijo.

De acuerdo con un relevamiento realizado por LA NACION, hasta el viernes pasado había más de 90.000 cuentas abiertas en el sistema financiero para sincerar tenencias de dinero en efectivo.

La cifra podría superar tranquilamente las 100.000 cuentas al finalizar la jornada de hoy, la última disponible, de acuerdo con la ley de blanqueo, para que participen del proceso quienes tengan dinero físico no declarado ante el fisco.

Sólo dos de los bancos privados con mayor cantidad de operaciones suman casi 50.000 cuentas nuevas. En el Galicia había abiertas más de 19.800; el Provincia tenía, por su parte, 3200; el Ciudad, 2500; el Macro, 7740 cuentas; el ICBC, 4907. Mientras que en el Francés confiaron que se había alcanzado la última semana un ritmo de más de 600 aperturas por día, aunque se negaron a dar números concretos.

Operaciones online
En los grandes bancos privados, no obstante, más del 80% de las aperturas se realizó vía home banking. De ahí que durante todo el fin de semana -y en línea con el pedido de colaboración que les hizo el Gobierno- los bancos mantuvieran habilitada la posibilidad de seguir abriendo cuentas a través de sus páginas de Internet.

El HSBC, en tanto, optó por abrir especialmente sus sucursales el sábado, mientras que el ICBC informó que hoy extendería en una hora su horario de atención al público para poder atender los pedidos de sus clientes.

Aunque en el Gobierno evitan hablar de cifras -incluso el jueves de la semana pasada les hicieron llegar a los bancos un pedido a través de las cámaras bancarias para que dejen de revelar números sobre la evolución del blanqueo-, en privado señalan que esperan que sólo en esta primera etapa del sinceramiento fiscal se declaren más de US$ 5000 millones.

Pero ni siquiera las autoridades podrán tener una cifra certera de cuánto efectivo se exteriorizará hasta pocos días antes del 21 de noviembre, la última fecha prevista por la normativa de la AFIP para que quienes blanqueen efectivo depositen sus tenencias en los bancos.

Hasta el viernes pasado, de hecho, sólo un 40% de las cuentas que se habían abierto tenían fondos depositados.

Así y todo, el impacto en el sistema financiero fue evidente. Mientras que en agosto y septiembre las colocaciones en moneda extranjera crecieron en US$ 338 millones y en US$ 484 millones, respectivamente, en octubre (hasta el miércoles 26, último dato disponible en el Banco Central) saltaron US$ 2758 millones.

Según estableció la AFIP, hasta hoy hay plazo para abrir la cuenta especial en un banco. Pero sólo una vez finalizado este primer trámite hace falta ingresar a la página de Internet del organismo recaudador para declarar qué cantidad de efectivo se va a exteriorizar y generar el volante electrónico de pago (VEP), para pagar el 1% de adelanto del impuesto. Con ese comprobante de pago en mano, se realiza el depósito de efectivo en el banco (para lo cual hay tiempo hasta el 21 de noviembre). Y finalmente, en la página web de la AFIP se genera un nuevo VEP para pagar lo que resta del impuesto.

En promedio, el monto depositado hasta ahora en las cuentas especiales es de entre US$ 80.000 y US$ 100.000, según el banco, mientras que el promedio entre quienes hacen colocaciones en pesos va entre los $ 460.000 y los $ 530.000.

“El blanqueo de efectivo es poco significativo respecto del total, porque es lo que está en la caja o en el colchón”, dice César Litvin, socio del estudio Lisicki, Litvin & Asociados. “El que blanquea efectivo es porque o se va a comprar algo, un inmueble, un auto, o va a viajar al exterior? es porque quiere usar la plata en blanco. Porque el dinero físico es prácticamente indetectable para el fisco”, reconoció.

Quienes depositan cash para el blanqueo tienen la obligación de inmovilizarlo por seis meses. Sólo pueden liberar los fondos antes de eso cuando se usen para comprar un bien registrable (inmuebles, autos o embarcaciones). Del dinero depositado en los bancos, por ahora, cerca de un 10% ya fue retirado para hacer alguna operación.

El grueso aún no llega

En el Gobierno y entre los contadores privados coinciden, no obstante, que lo grueso del blanqueo no será el dinero en efectivo, sino que aparecerá en primera instancia a fines de año, cuando comiencen a exteriorizarse ya en forma más masiva las cuentas en el extranjero y, en marzo próximo, cuando se declare gran parte de las propiedades, tanto en el país como en el exterior.

“El número de esta primera etapa es alentador respecto del resultado final”, dice, no obstante, Litvin. “La mayoría de la gente que tiene cuentas afuera va a blanquear. Y la gente que tiene mucha, mucha plata, o blanquea o se va a Uruguay, que te da una residencia fiscal por cinco años y te libera de todo impuesto por cinco años”, ilustra Raúl Sanguinetti, socio de Baker Tilly Argentina.

Muchos bancos del exterior ya comenzaron incluso a ofrecer préstamos a sus clientes para que paguen el impuesto del blanqueo. Los bancos suizos, dice Sanguinetti, ofrecen fondos al 2% anual, una tasa muy atractiva considerando que, por ejemplo, el bono que emite el Gobierno para los fondos del blanqueo rinde uno por ciento.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments