Fue barco escuela de un club de San Isidro, herramienta de concientización de una organización kirchnerista, soportó una tormenta en el Atlántico Sur, lo abandonaron y anduvo solo y a la deriva durante casi un mes. Apareció flotando en las inmediaciones de las Malvinas , lo rescataron, quedó amarrado en Puerto Argentino y, si todo sale bien, a fin de año podría por fin descansar en un puerto del territorio continental argentino. Más que un barco, el velero La Sanmartiniana es un sobreviviente.
Por estos días, dos tripulantes argentinos se encuentran en las Malvinas trabajando para reparar y poner a punto el barco. Son Héctor Casenave y Juan Scotti. A mediados de este mes se les unirán el capitán Heraldo Wettstein, Enrique Estévez, Manuel Benzi y José Bjerring. Ellos serán los encargados de navegar la Sanmartiniana desde Malvinas hasta un puerto en el territorio continental. En algún momento se pensó en Mar del Plata, lo que les podría tomar entre 10 y 12 días, pero el destino final no está definido.
Mientras tanto, Casenave y Scotti trabajan para arreglar el barco y dejarlo en condiciones de enfrentarse a los fuertes vientos que suelen azotar los mares del Sur. Casenave destacó la excelente disposición de los malvinenses.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments