La vicepresidenta Gabriela Michetti confirmó que el Senado no dará marcha atrás con el denominado “dietazo” hasta nuevo aviso y que requerirá el consenso de todos lo bloques cualquier medida que implique seguir el camino de la Cámara de Diputados, que retrocedió con la impopular medida.

“Acá, todas las decisiones se toman por consenso con los jefes de bloque, y así como el aumento se tomó por consenso pretendo que se tome de la misma manera cualquier medida similar” a la adoptada por Diputados hace ya dos semanas, afirmó la vicepresidenta.
Al respecto, Michetti mostró su confianza en que “probablemente no haya problemas en acompañar” la decisión de la Cámara baja, que dio marcha atrás con una parte del aumento (recortó a la mitad los gastos de representación), y justificó la demora en convocar a los jefes de bloque en los viajes que la han mantenido fuera del país durante las últimas dos semanas.
Michetti formuló estos conceptos durante una conferencia de prensa que ofreció ayer en el Salón Gris de la Presidencia del Senado para anunciar “cambios en el manejo” de la cámara, entre los que mencionó la aplicación de un sistema biométrico de control del presentismo del personal y la creación de una Dirección de Acceso a la Información Pública.
Sin embargo, los anuncios de la vicepresidenta quedaron opacados por otros temas más candentes en la agenda política. Así, debió responder acerca del pedido de indagatoria solicitada por uno de loas abogados denunciantes en la causa por la cual se investigan supuestas irregularidades en el manejo de donaciones por parte de SUMA, la fundación que preside Michetti.

“Estoy muy serena y con confianza en que todo esto tenga un ámbito de resolución que sea institucional y no mediático”, afirmó, y reiteró su predisposición a “que la Justicia tenga todo lo que tenga que tener” para investigarla. A pesar de que se lo preguntaron, Michetti se cuidó de darle a la denuncia una lectura política, al menos por ahora. “Lo voy a dejar para cuando termine la causa”, afirmó acerca de una hipotética intencionalidad de dañar su figura. La vicepresidenta aprovechó la oportunidad para realizar un repaso de su gestión al frente del Senado, a punto de cumplir un año. Al respecto, dijo que en ese plazo “se ha registrado un ahorro integral de mil millones de pesos”.
“En todo este año no le hemos pedido dinero al Tesoro; por el contrario, hemos pagado sueldos, con las paritarias, y hemos iniciado la remodelación del Senado”, afirmó.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments