Además de colocar interventores en Los Sauces SA y en las firmas de Lázaro Báez y Cristóbal López , la Justicia también investigará a fondo los movimientos de una extraña financiera que engrosó las cuentas bancarias de los Kirchner. El juez federal Claudio Bonadio dispuso levantar el secreto bancario de Solvencia Crediticia SA, una financiera que giró cheques millonarios a la ex familia presidencial por el alquiler de dos departamentos en Puerto Madero.

Según un contrato de locación al que accedió LA NACION, a partir de mayo de 2009 Solvencia Crediticia SA alquiló los departamentos 8° y 9° “D” del exclusivo edificio Madero Center a Los Sauces SA, la firma de los Kirchner dedicada a administrar inmuebles familiares. Son los inquilinos menos conocidos de la ex familia presidencial, ya que el grueso de las operaciones inmobiliarias se celebraron con Báez y López como contraparte.

La mira judicial apunta también a esta llamativa financiera, cuyo domicilio oficial es presuntamente apócrifo.

El juez Bonadio, que interviene junto con el fiscal Carlos Rívolo en la causa Los Sauces, ordenó levantar el secreto bancario y “librar oficio al BCRA para solicitar que mediante circular reservada requiera información a entidades bancarias, financieras, agencias y casas de cambio” vinculadas a la financiera. En particular, se buscará conocer las cuentas corrientes y cajas de ahorro con sus movimientos y extractos bancarios, además de los plazos fijos en pesos o en dólares.
Por otro lado, la Justicia solicitó conocer la documentación obrante en las “carpetas de clientes”. Es para observar toda la documentación presentada por Solvencia Crediticia ante los bancos y los formularios internos que completó, de forma de conocer si tuvo cuentas abiertas en el pasado. El objetivo es ver la capacidad financiera de la firma y observar si hubo más transacciones con los Kirchner.

La operación

Según pudo saber LA NACION de fuentes judiciales, Solvencia Crediticia SA giró al menos 24 cheques a Los Sauces SA entre mayo de 2009 y junio de 2011 por montos que oscilaron entre $ 88.000 y $ 187.000 cada uno. Fueron en total $ 2.356.609. Al tipo de cambio de esos años, unos US$ 440.000.
La financiera hoy fija domicilio en el último piso de un edificio ubicado en la calle Suipacha al 200. Pero LA NACION corroboró que hace años que sus oficinas no funcionan allí.

Según confiaron fuentes al tanto de la operatoria, “a los pocos meses de ocupar los departamentos de Madero Center, Solvencia Crediticia quiso desprenderse del contrato” que implicaba una ligazón con Kirchner.

La financiera, entonces, subalquiló los inmuebles y apareció una nueva inquilina: la Asociación Mutual Siempre Joven. Se trata de una entidad dedicada a otorgar “préstamos personales de rápida aprobación, a sola firma, tasa fija y en pesos” para empleados públicos activos y jubilados de la Anses.

La Asociación Mutual Siempre Joven hizo seis transferencias a Los Sauces SA: cuatro por $ 97.060, $ 97.362, $ 98.282 y $ 98.972 en los últimos meses de 2007, una por $ 99.202 en febrero de 2008 y una quinta por $ 285.962 a fines de 2011. En total, $ 776.840, equivalentes a US$ 211.199.

Según los registros oficiales, Siempre Joven operó gracias a la ayuda económica del Grupo Unión, una financiera con casa central en Rosario que brinda asistencia crediticia a mutuales mediante “acuerdos de colaboración”. El presidente de Solvencia Crediticia SA es Jorge Barros Carames y es el nexo con Siempre Joven, ya que a su vez figuró en el directorio de Grupo Unión.

La Justicia busca entender cómo una mutual que entrega préstamos “a sola firma” y una financiera que tiene un domicilio supuestamente apócrifo terminaron garantizando a los ex presidentes ingresos por más de $ 3 millones en total.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments