Ante una derrota segura, el objetivo era no exponer la división interna. Según el plan acordado en una reunión de bloque, los diputados del Frente para la Victoria (FPV) abandonaron en silencio el recinto antes de que empezara a tratarse la reforma de Ganancias. Pero la estrategia falló: José Luis Gioja, el presidente del PJ, y otros tres integrantes de la bancada permanecieron en sus asientos y votaron con el oficialismo.

El FPV fue por esa razón el único bloque que votó dividido. Todos los diputados presentes de Cambiemos votaron a favor, al igual que los de, entre otros, el Bloque Justicialista, el Frente Amplio Progresista, el Movimiento Evita y el Frente Renovador, promotores hace dos semanas del acuerdo opositor. El massista Facundo Moyano, que había criticado la reforma acordada por el Poder Ejecutivo, terminó alineándose, para no quedar asociado al kirchnerismo. Los cuatro votos negativos los proveyó el Frente de Izquierda. Se abstuvieron Alcira Argumedo (Proyecto Sur) y dos diputados de Compromiso Federal, la bancada que responde al gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá.
La actitud de Gioja, ratificado el 30 de noviembre como vicepresidente primero de la Cámara baja en representación del FPV, sorprendió a la mayoría de sus compañeros y reavivó las tensiones que agitaron la vida interna de la bancada durante gran parte del año.

No era el único enojado: la secretaria parlamentaria del FPV, Teresa García, puso el grito en el cielo cuando vio a Gioja ingresar en el recinto, tras la partida de la bancada que preside Héctor Recalde. Le reprocha no haber anticipado su voto durante la reunión de bloque. El presidente del PJ ya había votado por separado en los debates por el acuerdo con los fondos buitre y por el presupuesto.
En la reunión de bloque se expusieron dos posturas: la del kirchnerismo, que pretendía votar en contra del proyecto, y la del resto de la bancada, que proponía abstenerse. Para evitar la ruptura se acordó la salida del recinto. El plan se ejecutó después de que Recalde hizo una moción, rechazada por la mayoría, para que se debatiera primero el dictamen de minoría, que proponía insistir en el texto votado hace dos semanas en Diputados.

Antes de reingresar en el recinto, Gioja le comunicó su decisión a Recalde y después dio sus razones en el debate. “Pareciera que me toca bailar siempre con la más difícil. Pero los que tenemos estado físico para bailar, tenemos que bailar”, arrancó. Además de Gioja, se quedaron a votar los otros dos diputados del FPV por San Juan, Daniela Castro y Ramón Tovares, y Miriam Gallardo, que responde al gobernador Juan Manzur. “Respeto a mis compañeros que han decidido no estar. No quiero ningún mote ni acepto ningún mote. Actúo en función de los intereses del pueblo de San Juan”, terminó. En la provincia lo habían criticado mucho por su voto a favor del proyecto que reponía las retenciones a la minería, pese a que él se había abstenido en ese artículo. Tenía también argumentos partidarios. Dos de los negociadores de la reforma, los sindicalistas Andrés Rodríguez y José Luis Lingeri, son parte de la conducción nacional del PJ.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments