Como las réplicas que se sucedieron tras el terremoto del sur de Chile, de este lado de la Cordillera siguieron los temblores por la reducción de ingresos en el Conicet.

Después de la firma del acuerdo, el Ministerio de Ciencia hizo conocer los detalles del documento, que incorpora algunas modificaciones a la propuesta original. Allí se lee que, tal como habían pedido las agrupaciones, se establece una prórroga de las becas para todos los investigadores recomendados, pero no seleccionados hasta marzo de 2018. También se informa que se los incorporará en otros organismos del sistema de ciencia y tecnología, como universidades nacionales, y empresas. Pero no en empresas privadas, como decía la primera versión, sino en compañías públicas o con inversión estatal.

Si bien este acuerdo cosechó aprobación mayoritaria, no todos quedaron conformes. En centros científico-tecnológicos del interior (Rosario, Córdoba y San Juan) prevaleció la idea de que todos los recomendados tenían que ser incorporados en el Conicet.

Según explica Ana Franchi, directora del Centro de Estudios Farmacológicos y Botánicos, y una de las que participaron en las negociaciones, “el punto más conflictivo fue la reubicación de los investigadores. Se armó una comisión de seguimiento para continuar hablando en febrero y solicitamos que también pudieran ingresar en el Conicet, y que si era en empresas tenían que ser públicas. Además tenían que recibir salarios equiparables y contar con condiciones similares de estabilidad y promoción”.
Ayer, el ministro Lino Barañao hizo declaraciones acerca de tuits de la ex presidenta Cristina Kirchner que circularon durante el fin de semana cuestionando “la política de recortes presupuestarios que desmorona los avances en ciencia y tecnología”.

“Me duele -dijo Barañao-. Le tengo afecto y agradecimiento por el apoyo que tuve, y fundamentalmente por la creación del ministerio. Creo que he tenido un desempeño adecuado, que hay algo de desinformación y algún uso político de la situación.”

En el comunicado oficial se lee que “la ciencia es una prioridad para este gobierno (…) Sin su desarrollo continuo y sistemático no podemos avanzar hacia una economía basada en el conocimiento”. Pero luego aclara que “es necesario efectuar un replanteo respecto del crecimiento futuro del sistema científico”. Para Franchi y las agrupaciones que tomaron el Polo Científico, los jóvenes deben entrar al Conicet. “Ellos se postularon y el Conicet consideró que cumplían con todos los requisitos -dice-. Estamos en absoluto desacuerdo con achicar el número de ingresantes. Creemos que la planta de investigadores debe crecer en forma federal.” Todo hace prever que a partir de febrero la historia continuará.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments