En la sala reservada de un hotel porteño, Margarita Stolbizer y Sergio Massa trabajan sobre el guión de la conferencia de prensa que ofrecerán, minutos más tarde, para repasar los proyectos legislativos que empujaron durante 2016, destacar las coincidencias que los unen y, sobre todo, para convocar en la víspera del año electoral al armado de un espacio político alternativo al kirchnerismo y a Cambiemos. O, como anticipa el líder del Frente Renovador, un frente que escape “de la condena a elegir entre populismo corrupto y el ajuste de un gobierno para ricos”.
“¿Que si estamos juntos? Hay cosas que son obvias”, responde en voz alta la líder del GEN, pero esquiva la pregunta inevitable. Apela al humor. “El problema es que ustedes sólo quieren hablar de candidaturas y ni Massa ni yo queremos ser candidatos. Él quiere ser presidente y yo quiero ir a La Haya, sin escalas”, comenta entre risas.

La frase fue festejada también por el “cerco progresista” que, para entonces, se había formado en torno a Massa: el diputado bonaerense Marcelo Díaz, el senador nacional Jaime Linares, el diputado nacional Omar Duclós y el ex senador provincial Ricardo Vázquez, entre otros. Todos del GEN. Sólo había otros dos peronistas en ese salón reservado: el senador bonaerense Jorge D’Onofrio y el ex intendente de Hurlingham Luis Acuña. Pero ocupaban otra mesa, a distancia.
Minutos después, ya en el salón principal del hotel Meliá, frente a la prensa, a dirigentes de sus partidos y a otros aliados, como Jorge Ceballos, de Libres del Sur, Stolbizer y Massa repitieron la fórmula: sin adelantar definiciones sobre las candidaturas, remarcaron su rol como “opositores responsables” y enfatizaron sus diferencias frente al macrismo y al kichnerismo. Aunque, claramente, la mayoría de los dardos fueron para el Gobierno.

Remar para sobrevivir

“Representamos a los que están fuera de la agenda del Gobierno: a la clase media, a los asalariados y a quienes salen cada día a remarla para sobrevivir”, señaló Stolbizer a poco de empezar.
La siguió Massa: “Entendemos la prioridad que el Gobierno le da a los grandes inversores, pero nuestro compromiso es con las pymes que son el motor de nuestra economía”.

De ese modo, Stolbizer y Massa anticiparon parte de la estrategia que planean desplegar durante el año electoral: cuestionar al Gobierno, para evitar quedar fuera de la discusión. Para escapar de la polarización entre Cambiemos y el kirchnerismo que los golpeó en 2015.

“No nos van a llevar a discutir el pasado para tapar el presente”, advirtió Massa. “Una mejor oposición mejora al Gobierno y beneficia a la sociedad con una mejor democracia”, completó la líder del GEN.

Antes de que subieran al escenario, un video enumeró las leyes y proyectos que ambos espacios empujaron en el Congreso, como también las modificaciones que insertaron en iniciativas del oficialismo y el kirchnerismo: pymes, emergencia social, derechos de las víctimas, extinción de dominio, ley del arrepentido, entre otras iniciativas, desfilaron por la pantalla.

La reforma del impuesto a las ganancias no fue la excepción y se ganó un lugar aparte en la rueda de prensa, cuando Massa fue consultado por las críticas que recibió del presidente Mauricio Macri.

“Estamos hablando de un gobierno que le sacó el impuesto al champagne, a la distribución de dividendos, al atesoramiento en dólares, pero cuando llegó el momento de debatir el impuesto a las ganancias le agarró un exceso de responsabilidad fiscal. Siento orgullo que hallamos instalado una discusión que el Gobierno no quería dar”, dijo el tigrense. En tanto, Stolbizer bromeó: “Pese a que lo habían prometido: lo ayudamos a cumplir su promesa”.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments