El impacto fue inmediato. La decisión de la Justicia de reabrir la denuncia del fiscal Alberto Nisman contra la ex presidenta Cristina Kirchner por supuesto encubrimiento en la causa AMIA corrió rápidamente por todos los despachos de la Casa Rosada. Si bien se esforzaron en aclarar que no tienen injerencia en otro poder, el Gobierno recibió la novedad con expectativa.

La determinación de la Sala I de Casación Penal, que integran los jueces Ana María Figueroa, Gustavo Hornos y Mariano Borinsky, se conoció minutos antes de que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, se reuniera con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio; los dos vicejefes coordinadores, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, y los futuros ministros de Hacienda, Nicolás Dujovne, y de Finanzas, Luis Caputo.
“La Justicia tiene toda la libertad para trabajar. Ya no hay una vinculación como en el pasado cuando la Justicia esperaba órdenes del Poder Ejecutivo. Pero vemos con interés, como el resto de la sociedad, que esta causa, tan grave, se reabra y se investigue. Ojalá esto sirva para encontrar la verdad”, dijo a LA NACION Frigerio.

Desde el Gobierno también reafirmaron que el Poder Ejecutivo no se mete en las decisiones del Poder Judicial. “No tiene que ver con nosotros”, se atajó uno de los hombres con acceso diario al despacho presidencial.
La causa Nisman, al igual que la investigación por el atentado contra la AMIA, no son investigaciones ajenas al gobierno nacional. Apenas asumió la presidencia, el 14 de enero, Mauricio Macri formalizó la designación del radical Mario Cimadevilla -ex senador e integrante del Consejo de la Magistratura- como titular de la Unidad Especial de Investigación del Atentado contra la AMIA, que tiene rango de secretaría. Sólo cuatro días después, el jefe del Estado recibió a Iara y Kala, las hijas del fiscal Alberto Nisman, en su quinta Los Abrojos.

En ese momento el Presidente les manifestó que el Estado tenía una deuda pendiente y se comprometió ante sus hijas a “hacer justicia con la memoria de su padre”.

Y en mayo, ante las autoridades mundiales del centro Simon Wiesenthal, que reúne a todas las comunidades judías, el jefe del Estado se comprometió a avanzar fuertemente con la causa AMIA y la investigación de la muerte del fiscal Alberto Nisman, entre otras cuestiones que muestran el interés de la Casa Rosada en que la Justicia avance en las pesquisas.

“Está bien que se abra la investigación. Si un hecho de estas características roza a un presidente y sus ministros, lo que corresponde es investigar; si no, siempre quedarán las dudas. Si algo así nos sucediera, seríamos nosotros los que estaríamos pidiendo que se investigara”, dijo el titular de la UFI-AMIA, Mario Cimadevilla.

Cimadevilla también cargó contra el juez federal Daniel Rafecas, que había archivado la denuncia de Alberto Nisman sin iniciar investigación alguna pese a que el fiscal Gerardo Pollicita había impulsado la causa y pedido 50 medidas de prueba; por esto, en parte, la Sala I de Casación Penal apartó al magistrado del caso.

“Rafecas es un hombre que nunca investigó al poder. Siempre negoció impunidad. Pero se trata de un pacto más extendido de impunidad que existe entre el poder político y el Judicial en el que ambos se garantizan impunidad”, aseguró Cimadevilla.

Y agregó: “Ojalá que esta decisión de la Casación sirva para resolver si hubo responsabilidad de la ex presidenta Cristina Kirchner o que sirva para determinar si no tuvo nada que ver”.

Cuatro días antes de aparecer muerto en su departamento, en el barrio de Puerto Madero, Nisman denunció a Cristina Kirchner; al entonces canciller Héctor Timerman; al diputado y jefe de La Cámpora, Andrés “Cuervo” Larroque; a Luis D’Elía, y a Fernando Esteche por intentar exculpar a los acusados iraníes por el ataque a la AMIA a través de la firma del memorándum de entendimiento entre la Casa Rosada y Teherán, que se concretó en 2013.

Otro de los que celebraron el fallo judicial fue el diputado nacional Waldo Wolff (Pro). “Lo único que pedimos es que se investigue, que no haya ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda”, dijo el ex vicepresidente de la DAIA.

En declaraciones a AJN, Wolff evaluó la denuncia de Nisman como “el caso más resonante que tuvo la Argentina desde el regreso de la democracia” y advirtió que “nadie los está condenando, se está pidiendo que se investigue”.

Twitter

@NegroYoma

Ex diputado nacional

“Voté en contra del Acuerdo con Irán en Diputados, pero si tengo que elegir una causa para lucirme como abogado defensor, sin dudas elijo esta”.

@CCARIOficial

Coalición cívica-ARI

“Otro paso adelante de la Justicia. La Cámara puso las cosas en su lugar. Felicitaciones Fiscal Pollicita, afirmó @elisacarrio”

@myriambregman

Dirigente de izquierda

“Todos hablan de la denuncia de Nisman. Nadie recuerda que esa pista la armó Stiuso. Apertura de los archivos secretos”.

fuente LA NACIÒN

Comments

comments