Facturas adulteradas, tickets truchos, compras sin justificar, viáticos excesivos y gastos peculiares. El dinero de las “cajas chicas” de los ministerios muchas veces fue utilizado de forma irregular durante el kirchnerismo, según constató la Sindicatura General de la Nación (Sigen) mediante múltiples auditorías internas, a las que accedió LA NACION. Se trata de trucos con la documentación o faltas con la utilización de los fondos, siempre por pequeños montos y al contado.

Durante 2016, la Sigen elaboró informes de control sobre las erogaciones realizadas en el último tramo del kirchnerismo. Serán las últimas auditorías de ese organismo de control sobre la “herencia recibida”. A partir de este año, su titular, Ignacio Rial, ex síndico de Mauricio Macri en la ciudad, deberá controlar los gastos de Cambiemos.
Las auditorías evaluaron el uso del denominado “fondo rotatorio”, es decir, la caja destinada a gastos corrientes y sin licitación, como los viáticos y la compra de algunos insumos. La ley estipula que, por regla general, toda compra del Estada debe realizarse mediante compulsa de precios. La utilización de la caja chica es “un procedimiento de excepción para casos de urgencia” y “con un criterio restrictivo”.

Entre las dependencias con más faltas se ubicó el Ministerio de Planificación. Allí llamaron la atención los “gastos eventuales” durante los viajes al exterior. Es decir, erogaciones extras, por fuera de los viáticos habituales. “Se ha entregado un monto extra de US$ 447.714, superando en un 500% a los viáticos”, manifestó la auditoría. Sólo el 17% fue rendido con los comprobantes correspondientes.
Algunos ejemplos: por tres días en Venezuela un funcionario de Planificación tuvo hasta US$ 10.000 en “gastos eventuales”; por seis días en Turquía, ese monto ascendió a US$ 12.000, y por seis días en Austria, US$ 15.000. “También hay comprobantes de free shops, exceso de equipaje, compra de valijas y alquiler de camionetas blindadas con chofer”, indicó la Sigen.

Otros gastos resultaron un tanto curiosos, entre ellos el alquiler de una oficina portátil con baño, y la compra de 585 libros de técnica de procedimiento penal, de 18 libros de catequesis, de smart TV y piletas de lona. “Figura el pago por una noche en el Sheraton para una persona sin relación laboral con el ministerio”, agrega el informe.
En la Dirección Nacional de Vialidad, la Sigen encontró adquisiciones por fondo rotatorio por más de $ 1.400.000 cuando, por el importe, correspondía realizar una compulsa de precios.

En Defensa se utilizó la caja chica para el “recorrido virtual de la Fragata Libertad” o el stand de Tecnópolis, por montos que superaron los $ 400.000.

En el Ministerio del Interior y Transporte se observaron facturas alteradas en sus escrituras y fechas. Una de las mayores faltas fue con “una operación de compra de material rodante ferroviario en el exterior”. Esa transacción implicó más de $ 2,5 millones en “supuestas comisiones bancarias al Banco Nación”, pero nunca se encontró documentación respaldatoria.

Presidencia también

En el caso de la Presidencia, las irregularidades detectadas por la Sigen dieron lugar a una denuncia penal. Tal como reveló el diario Clarín, las comitivas presidenciales presentaron facturas adulteradas por montos muy superiores a los gastos reales en viajes al exterior.

La maniobra con datos truchos en los comprobantes se detectó en los viajes a Paraguay y a Nueva York. “Los comprobantes originales diferían significativamente en los montos gastados, como también en la tipografía utilizada”, manifestó la auditoría.

En septiembre de 2014, por alojamiento en el hotel Park Lane de Nueva York, la delegación de Cristina Kirchner rindió gastos por $ 229.795. Pero según reportó el hotel, el costo fue de $ 145.358. En ese complejo de Manhattan se habían hospedado Eduardo “Wado” De Pedro y Andrés Larroque para dar una charla en la New School.

En el caso de Paraguay, Presidencia declaró que por estadías en el Bourbon Hotel de Asunción y en el hotel Guaraní Esplendor se habían gastado $ 49.000 y $ 43.220 respectivamente, pero en los originales de las facturas figuraban $ 14.785 y $ 13.718. Más llamativo fue el servicio de traslado, donde se rindieron $ 60.600, cuando se habrían gastado $ 9590.

Por estas irregularidades, el juez federal Rodolfo Canicoba Corral instruye una causa y le tomó indagatoria al ex director de Ceremonial de Presidencia Nelson Alberto Periotti, hijo del ex director de Vialidad del kirchnerismo.

Gastos sin justificar

Ignacio Rial
Síndico general de la nación

Gastos insólitos

La Sigen detectó el uso de la caja chica para comprar smarts TV y piletas de lona. En Defensa utilizaron el fondo rotatorio para el stand de Tecnópolis

Facturas adulteradas

Presidencia adulteró datos en facturas por viajes al exterior y se abrió una causa penal

“Gastos eventuales”

En Planificación hubo excesivos gastos “extras” en viajes que nunca fueron rendidos

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments