-Cuando usted dejó el radicalismo anduvo políticamente cerca de Lilita Carrió, después hizo alianza con los socialistas en el Frente Amplio, en Progresistas, y ahora se la ve también muy cercana a Sergio Massa. ¿Qué es lo que está buscando? Porque uno que la conoce dice “no está buscando solamente una candidatura”, ¿Hacia dónde va?

-Siempre planteamos la vocación frentista, que es la vocación de construir con otros sobre todo. Y trabajar a través de un mecanismo de coalición, así fue antes y así es ahora, que nos permita llevar adelante nuestras ideas. Nunca bajamos las ideas, no las cambiamos por otras. Nuestros principios y nuestros ideales son igualdad y decencia. La búsqueda de que todas las personas tengan las mismas posibilidades de triunfo, de progreso y de felicidad. Y la decencia es la actitud frente a la vida, es indignarnos frente a las cosas que están mal, no sólo en términos de corrupción sino también de injusticia.

-Entonces usted dice que los principios suyos y de su partido son los mismos, lo que cambia son los aliados circunstanciales.

-Exactamente. Yo me fui del radicalismo pensando en que defiendo obviamente la causa popular, que defendió el radicalismo, y los mismos ideales con los que llegue a ese partido son los que me llevaron en un momento a una alianza con la Coalición Cívica con Elisa Carrió, y son los que defendemos hoy en el Frente Progresista.

-¿No le hacen ruido los coqueteos de Massa con el peronismo? ¿O el hecho que Massa, allá por diciembre, haya votado una ley de Ganancias con el kirchnerismo y después cuando el Gobierno lo atacó salió hasta Máximo Kirchner a defenderlo?

-No, no me hace ningún ruido ninguna de estas cuestiones de Massa y por eso mismo que estamos trabajando juntos hoy realmente con una agenda parlamentaria y una agenda política muy importante. Massa es una persona que, sobre todo en este acuerdo que nosotros tenemos de trabajo hoy, me aporta a mí una visión de la realidad concreta de todos los días que es la de los trabajadores, la de las pymes, lo que pasa con la inflación, de qué manera trabajar a favor de los jubilados. Nosotros estamos hoy representando justamente a esos sectores sociales que no están siendo representados hoy en la agenda del Gobierno. Un Gobierno que dejó a los trabajadores y a los sectores medios de lado y nosotros los representamos. Y Massa obviamente que está en un proyecto y en una construcción que va mucho más allá de lo electoral de este año. Y en ese marco tiene que juntar, y él dice siempre, junto con historia no con prontuario.

-¿Cómo explica esta relación política suya con Massa, que está a la luz del día, y al mismo tiempo su buena relación o afinidad con la gobernadora María Eugenia Vidal?

-De la misma manera que la explican Massa y Vidal, que tienen hasta más relación entre ellos que conmigo. Es que nosotros formamos parte de una oposición con espíritu de dialogo y de cooperación. Yo siento que todo el año pasado la gobernabilidad, tanto en la provincia de Buenos Aires como en la Nación, estuvo garantizada no sólo por el oficialismo sino sobre todo por una oposición responsable que acompañó la discusión de las leyes, en todos los casos tratamos de mejorarla, hicimos siempre nuestros aportes. En la provincia de Buenos Aires la gobernadora Vidal tiene que pelearla, tal vez la pelea más difícil y más brava, no creo ni siquiera que tenga todo el apoyo del Gobierno Nacional que debería tener y nosotros hemos intentado durante todo el año estar al lado de ella, y ella lo ha sabido recibir. Me parece que es una persona abierta, con capacidad de dialogo, y esto hay que tratar de no mezclarlo con lo electoral. Tiene que ver con el principio de responsabilidad política de quienes somos elegidos por una sociedad que quiere salir del conflicto y de la confrontación permanente, lo que quiere son dirigentes que tengan esa capacidad de dialogo y de cooperación.

-¿Usted cree que la Justicia actuó, durante el 2016, y está actuando correctamente en los casos de corrupción, o se está haciendo un poco o mucho de circo y al final no va a pasar nada?

-Primera cuestión uno no puede hablar de la Justicia como una cuestión general, de la misma manera que siempre decimos la generalización de la política, cuando decís “en la política todos son”. En la Justicia todos ni son ni dejan de ser. No funcionan todos bien al ritmo que nosotros quisiéramos, ni todos funcionan mal. Uno tiene que tomar cada una de las causas. Hubo muchas novedades, sobre todo la intervención con desplazamiento de los administradores que dispuso Bonadio sobre fin de año, el procesamiento de Cristina Fernández que dispuso el juez Ercolini, una causa muy importante sobre la asociación ilícita que toma muchas de las denuncias que nosotros habíamos hecho: Los Sauces, Hotesur…, porque esas son las pruebas de cómo funcionaba esa maquinaria de la asociación ilícita. Entonces esas cosas avanzaron muy bien. Ahora cuando uno mira otras causas, Banco Nación, Aerolíneas…., están dormidas y no han tenido novedades. La causa de Boudou, el vicepresidente procesado, que todavía no llega a juicio oral. Entonces es imposible dar una visión totalizadora de que toda la Justicia funcionó bien y mal. En todos los casos quisiéramos que la dinámica fuera más rápida, pero es lo mismo que pretendemos cuando un trabajador va a pelear por una indemnización por despido. Yo siempre quiero que la Justicia actúe de manera más rápida.

-Usted ha denunciado a Cristina Kirchner por hechos de corrupción con mucha energía y sobre todo con muchas pruebas. ¿Usted cree que Cristina tendría que ir presa, o es más, usted quiere que Cristina vaya presa?

-No, no es una cuestión de voluntad, no es nunca el interés que yo puse en las denuncias. Mi interés principal es que las cosas se esclarezcan y sobre todo que la ciudadanía sepa lo que pasó. Porque lo que más me genera preocupación es que la corrupción de los últimos gobiernos kirchneristas fue de la mano de unos altos niveles de convalidación social. La gente que mira para otro lado, donde no le preocupa demasiado, la instalación cultural del roban, pero hacen. Entonces yo lo que vengo haciendo es para que la gente reaccione sobre sus propias responsabilidades. A mí me parece un espanto, un motivo de preocupación enorme que Cristina pueda volver a ser candidata con chances electorales. Eso es un retroceso para la Argentina, no es un problema para mí como competidora. Para la Argentina es muy malo que Cristina termine ahí. Yo no tengo el ánimo de que vaya presa, ahora creo que con los delitos que se han cometido, que son muchos, y con todas las pruebas que existen me da la impresión que no tiene otro destino.

fuente CLARÌN

EDICIÓN COSMOS: MARGARITA STOLBIZER SE ESPANTA ANTE TODO PERO DE SU PROPIA POLÌTICA VIOLENTA DE OLVIDAR LO QUE ES SERGIO MASSA, ENGAÑANDO AL ELECTORADO, UNA SUERTE DE MADAMA ENTREGADORA.

Comments

comments