EL CALAFATE.- El fallo de la Corte Suprema que suspendió la construcción de las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic tiene el primer impacto en Santa Cruz: el despido de 328 obreros del gremio de la construcción.

La decisión encendió la alarma del gobierno de Alicia Kirchner, que ya entrega subsidios a desocupados de la Uocra que dejó Austral Construcciones, una de las empresas de Lázaro Báez.
Si bien inicialmente se informó a los involucrados en la construcción de la obra que continuarían con trabajos secundarios, los telegramas de trabajo se enviaron 15 después de su paralización. La medida se tomó para reorganizar la dotación de personal, dado que el fallo de la Corte plantea un proceso de estudios y consultas públicas que demorarán el inicio de la obra definitiva.
Ante la delicada situación financiera de la provincia, que todavía no abonó los salarios a los estatales, y el anuncio de otra carpa blanca frente a la gobernación de parte de la Uocra, la gobernadora convocó a una reunión de gabinete de urgencia para intentar que los despidos se reviertan. Incluso, también habrá hoy una reunión en Buenos Aires, en el Ministerio de Trabajo de la Nación. La Uocra busca que se dicte la conciliación obligatoria y que se dé marcha atrás con los despidos.
El gobierno provincial aseguró en un comunicado que la UTE Represas Patagonia emplea a 850 trabajadores que se encontraban realizando tareas secundarias en la obra y detallan que mediarán para revertir los despidos.

Por su parte el vicegobernador, Pablo González, recordó que el gobierno intentó durante todo el año reactivar la obra de las represas sobre el río Santa Cruz, “que significa nada más y nada menos que 5000 puestos de trabajo”.
En el fallo de los jueces en el que recomendaron que se cumpla con los estudios de impacto ambiental antes de avanzar con la obra, también aclararon que la medida no incluía las tareas preliminares del proyecto ejecutivo, lo que se conoce como tareas secundarias.

“Creemos que la obra de realización de caminos de acceso y construcción de villas temporarias, que autoriza la Corte, puede ocupar la totalidad de la gente hasta tanto se habilite continuar con la obra civil”, consideró el número dos de Alicia Kirchner.

Desde la UTE, conformada por las empresas Electroingeniería, China Gezhouba Group Corporation e Hidrocuyo, no se expresaron oficialmente sobre los despidos. Pero fuentes cercanas de la empresa explicaron que las desvinculaciones de más de un tercio del total de personal ocurren como necesidad para reorganizar la dotación de la empresa.

En el último año, la compañía había mantenido más de 800 empleados, pese a que la obra se encontraba parada desde la asunción del presidente Mauricio Macri, cuando la decisión fue revisar el proyecto. Desde entonces, los avances sólo son en obras accesorias.

Durante el último año, los trabajadores jornaleros, cerca de 600, mantuvieron los sueldos, pero sin concurrir a los obradores. Entre junio y octubre se les pagó sólo medio jornal para recuperar el salario en los últimos meses. De ese grupo, afiliado a la Uocra, se despidió a más de la mitad.

Los despidos siembran ahora la incertidumbre. Sobre todo en el gobierno de Alicia Kirchner, que ya entrega un subsidio de 5000 pesos a los desocupados que dejó el cierre de la empresa Austral Construcciones. Según fuentes gremiales, los desempleados en la construcción, alrededor de 3000 santacruceños, instalarán una carpa frente a la Casa de Gobierno y harán cortes de ruta por los despidos.

Las represas hidroeléctricas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic fueron una de las obras emblemáticas prometidas por el kirchnerismo para Santa Cruz y que recibirían un financiamiento del gobierno chino.

El fallo que paralizó la obra

Suspensión “provisoria”

La Corte Suprema dispuso la suspensión de las obras ante un amparo promovido por una ONG para que se cuide el medio ambiente

Despidos

Las empresas que tienen a cargo el proyecto emplean a unas 850 personas. Ayer despidieron a 328 obreros de la Uocra

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments