El Gobierno apelará al atajo de los decretos de necesidad y urgencia (DNU) para esquivar al Congreso y avanzar sobre tres temas pendientes en el Poder Legislativo: una nueva regulación de las aseguradoras de riesgo de trabajo; un régimen de feriados y una reglamentación más severa en los controles migratorios para prevenir el ingreso al país de extranjeros con antecedentes penales.

Así lo anticiparon ayer importantes fuentes del Gobierno y del Congreso a LA NACION. Según trascendió, los decretos se dictarán la semana próxima.

“No tenemos previsto convocar al Congreso a sesiones extraordinarias el mes próximo -añadieron las fuentes-. Este es un año electoral, el escenario político se pone muy efervescente y no tenemos confianza en cómo saldrán las leyes. Por eso apelamos a los decretos”.

Estos tres nuevos DNU del Poder Ejecutivo prometen generar un fuerte rechazo en la oposición. Fundamentalmente porque dos de ellos -el nuevo sistema de ART y el régimen de feriados- están en tratamiento en el Congreso y su debate se suspendió por el tradicional receso de verano. Sin ir más lejos, al proyecto sobre ART sólo le resta la media sanción de la Cámara de Diputados para convertirse en ley.

Controles por decreto

El decreto que mayor polémica generará es el referido a los controles migratorios. Según pudo saber LA NACION, se impondrá un endurecimiento en la reglamentación hoy vigente, al punto de ampliar el espectro de extranjeros impedidos de ingresar al país al incluir a aquéllos con causas abiertas en sus respectivos países.

En el oficialismo confían en que el decreto no despierte tanto revuelo en la oposición.

“Sin ir más lejos, (Miguel) Pichetto (jefe del bloque de senadores del PJ) se expresó de acuerdo con una mayor restricción al ingreso de extranjeros al país, pero según nos previno en privado, un tema tan polémico podría generar divisiones internas en su bloque, más aún en pleno año electoral”, confió a LA NACION un importante funcionario del oficialismo.

El propio presidente Mauricio Macri se refirió al tema de la inmigración ayer, en su primera conferencia de prensa del año. En este sentido, enfatizó que se debe “actuar preventivamente” y añadió que quien posea antecedentes penales “acá no es bienvenido”.

“No se puede tardar ocho años en extraditar a un extranjero que delinque en el país, es una locura”, sostuvo el Presidente.

Fuente: La Nación

Comments

comments