La cumbre que la UCR hará en Córdoba, en febrero, ya tiene definidos tres invitados estelares: Alfonso Prat-Gay, Martín Lousteau y Facundo Manes. Los nombres del ex ministro de Hacienda, del embajador en los Estados Unidos y del neurólogo se confirmaron en una reunión que mantuvieron ayer las máximas autoridades del partido, en la sede del comité nacional.

Ideada como una obra de gestualidad política para “ratificar la identidad radical en Cambiemos” y para pujar por más lugares en las listas electorales del oficialismo, no se espera que en la cumbre, programada para el 24 y el 25 del mes próximo, en Villa Giardino, haya críticas directas al Gobierno ni recriminaciones concretas a Pro. Pesarán más las imágenes que las palabras, cuentan los organizadores.

En esa lógica, Prat-Gay, Lousteau y Manes serían, si aceptaran la invitación, algunas de las cartas fuertes que la UCR presentaría para mostrarse como un espacio autónomo y con aspiraciones electorales serias dentro de la coalición oficialista.

Eso no quiere decir que vayan a ser candidatos, aunque Lousteau y Manes coquetean hace meses con una candidatura. El embajador en los Estados Unidos amenaza con reflotar ECO en Capital para competir con Pro. Manes, volcado a la provincia de Buenos Aires, no genera resistencia en el gobierno de María Eugenia Vidal.

La mera aparición de Prat-Gay, el primer ministro desplazado del gobierno de Macri, sería un gesto fuerte de diferenciación de la UCR, pese a que él mismo anunció, tras su salida, que seguiría siendo parte de Cambiemos.

En total, las autoridades del radicalismo esperan reunir a más de 500 dirigentes. Entre ellos, los tres gobernadores que pertenecen al partido -Ricardo Colombi (Corrientes), Alfredo Cornejo (Mendoza) y Gerardo Morales (Jujuy)-, los funcionarios nacionales, diputados y senadores, y un grupo importante de intendentes. “La idea es reunir a todos los que quieran ser candidatos por la UCR”, explicaron a LA NACION cerca de uno de los organizadores. La mesa chica que se reunió ayer para definir los detalles está integrada por el presidente del partido, José Corral; la presidenta de la convención nacional de la UCR, Lilia Puig de Stubrin; el dirigente Jesús Rodríguez, y los jefes de los bloques radicales en el Congreso, el diputado Mario Negri y el senador Ángel Rozas.

En el encuentro desarrollado en el comité se pulió el mensaje que pretende transmitirse desde Villa Giardino, una pequeña ciudad cerca de La Falda. “No va a ser en contra de Pro, sino a favor de la UCR”, explicaron a LA NACION. Habrá eso sí una diferencia importante respecto de la cumbre partidaria que el radicalismo hizo en Luján, en febrero pasado. En aquella oportunidad, el cierre del encuentro estuvo a cargo del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y del ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Esta vez no habrá representantes de Pro.

La preocupación de los dirigentes de la UCR parte de la gran cantidad de bancas que el partido pondrá en juego en Diputados: 24 de las 39 que tiene hoy. Para Pro, el panorama es más tranquilizador: arriesga 14 de 41 lugares en la Cámara baja. El escenario en la competencia para el Senado es diferente. El partido renueva sólo 3 de sus 9 senadores, calcula que podría ganar 6 o 7 bancas y llegar a un total de 12 o 13. Pro hoy sólo tiene 6. Las provincias donde tiene depositadas sus esperanzas la UCR son Santa Cruz, La Rioja, Misiones y San Luis. Es este último distrito las tres bancas son del peronismo.

Fuente: La nación

Comments

comments