Dentro de la CGT comenzó a percibirse cierta incomodidad por el alineamiento que guía el vínculo entre la central obrera peronista y el Gobierno. La primera reacción en contra de la postura que adoptó el triunvirato de mando surgió de la denominada Corriente Federal, cuyo líder es el bancario Sergio Palazzo, de aceitados vínculos con el kirchnerismo. Ahora, el que reclamó un endurecimiento fue Antonio Caló , el jefe de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y número uno de la CGT oficial durante el último mandato de Cristina Kirchner .

“Comparto el diálogo que se tuvo y lo que se pactó con los empresarios, pero la verdad es que no se ha cumplido. Fue un fracaso. Terminadas las vacaciones, la CGT tendría que convocar a todos los secretarios generales y barajar y dar de nuevo. Hasta ahora ha acompañado al Gobierno, pero lamentablemente no tenemos respuestas. Los trabajadores de abajo nos preguntan hasta cuándo. La UOM va a plantear que ahora es el momento para definir un plan de lucha”, dijo ayer Caló a LA NACION.
El malestar de Caló se suma a los reclamos que ya habían manifestado otros gremios, como bancarios, pilotos aeronáuticos, docentes, textiles y gráficos. De hecho, este último gremio impulsará hoy un paro sectorial en solidaridad con los despidos que hubo en Artes Gráficas Rioplatenses.

Luis Barrionuevo , otro de los viejos jefes que tuvo una de las CGT hasta el año pasado, también está interesado en debatir sobre el alineamiento con el Gobierno. El referente gastronómico organiza un encuentro de dirigentes sindicales en Mar del Plata y prevé plantar posición, sobre todo, en lo relativo a las próximas negociaciones salariales.
Barrionuevo abrió la compuerta para los primeros rechazos al plan oficial de paritarias, que contempla negociaciones salariales por debajo del 20%. “Tenemos un desfase de 7%: cerramos en 34%, pero la inflación fue del 41% y no tuvimos compensación con un bono de fin de año. Antes de negociar 2017, vamos a pedir reabrir el acuerdo por esos siete puntos que nos faltan”, advirtió.

Casi a la misma hora que la cúpula de la CGT se reúna hoy con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca (ver aparte), un grupo de militantes de la UOM se movilizará a la sede laboral de Alem para advertir sobre 500 despidos que serían inminentes en la fábrica de computadoras Banghó. La crisis del sector se agudizó a partir de la política del Gobierno de abrir las importaciones y de bajar los aranceles de producción. Desde 2016, la UOM sufrió 9000 despidos y 14.000 suspensiones, según Caló, quien denunció el incumplimiento del pacto antidespidos acordado con el Gobierno y los empresarios en la mesa tripartita.
“Respetamos el cambio que eligió el pueblo. Pero si el cambio es que aumentan la luz, el gas, la nafta, el colectivo y que no haya trabajo, no vamos a acompañar.Nos vamos a quedar sin industria nacional. No podemos competir con la India ni con China. Acá tenemos vacaciones, aguinaldo, cobertura por accidentes. En esos países eso no existe y por eso las cosas son más baratas”, argumentó Caló sobre el conflicto específico de la fábrica Banghó.

-¿Eso habilitaría entonces el debate para modificar los convenios colectivos de algunas actividades?

-Cada gremio sabe qué tiene que hacer con su convenio. La CGT no va a bajar línea. En el Sur tuvimos una negociación salarial distinta, pero no en la parte convencional.

-¿Es viable cerrar paritarias en 18%, como plantea el Gobierno?

-El Gobierno se equivocó el año pasado y se va a volver a equivocar ahora. Ningún gremio va a firmar por el 17 o 18 por ciento. Primero queremos recuperar lo que perdimos. Si la UOM firmó por el 33 y la inflación fue de 40, primero que me apliquen esos siete puntos y después discutimos el 18% de 2017. El 90% de los metalúrgicos gana apenas $ 12.000.

La postura de Caló sobre las paritarias es similar a la de Barrionuevo. Surge allí un foco de tensión que podría alterar la relación con el Gobierno. Avivaría la pulseada el proyecto oficial para promover el empleo juvenil que se anunciará mañana.

Antonio Caló

Secretario General de la UOM

El metalúrgico, que encabezó la CGT oficial durante el kirchnerismo, dijo que desde 2016 hasta la actualidad su gremio sufrió 9000 despidos y 14.000 suspensiones. Valora en Macri el sinceramiento de la inflación, el llamado al diálogo y el reparto del dinero a las obras sociales sindicales. Pide ahora un plan de lucha

Triaca se reúne con la CGT por el blanqueo laboral

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, y el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, se reunirán hoy con el triunvirato de mando de la CGT para intercambiar posturas sobre los proyectos que impulsará el Gobierno para reformar el mercado laboral. Conversarán sobre la iniciativa para regularizar trabajadores y sobre el decreto que prepara Mauricio Macri para las ART. Pero también se espera un contrapunto por el deseo del Gobierno de explorar alternativas para fomentar el empleo joven y la posibilidad de reinstaurar el régimen de pasantías como marco formativo y no como vínculo laboral, algo que la CGT está dispuesta a bloquear en el Congreso.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments