Fiel a su estilo, Elisa Carrió volvió a agitar ayer la política argentina. Ya con un tono menos combativo que cuando era opositora, la diputada ratificó ayer su denuncia contra Gustavo Arribas en Comodoro Py. Después del trámite judicial, la fundadora de Cambiemos pidió que el titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) se presente ante la Justicia para esclarecer el caso y acusó a Silvia Majdalani, mano derecha del funcionario en la agencia, de hacer espionaje en su contra.
“Lo hablé ayer con Macri […] él cree que [Arribas] es inocente y yo quiero que lo determine la Justicia”, dijo la diputada, en una improvisada conferencia de prensa frente a Tribunales. “La política de Cambiemos es muy clara: si hay una información que puede constituir un delito es un deber de todos ponerlo en conocimiento de la Justicia”, sostuvo.

Pese a las diferencias por el caso Arribas, Carrió aseguró que su acuerdo político con Mauricio Macri es “irrevocable” y rechazó la posibilidad de que el titular de la AFI sea desplazado de su cargo de manera preventiva, como ya ocurrió con Juan José Gómez Centurión, jefe de la Aduana.
“No vengo a denunciarlo [a Arribas] porque quiero ir contra él, sino que quiero que en este país por primera vez no se juzgue a los funcionarios después de que caen del poder”, dijo Carrió. Y agregó: “Hay un silencio cómplice de todos en los dos primeros años de Gobierno, pero Cambiemos inició otra etapa lo que distingue a una república de un sistema como el virreinato […] Ni este gobierno ni esta coalición protege a sus funcionarios”.

Más acusaciones

Después de las declaraciones por el caso Arribas, Carrió apuntó contra Majdalani, quien secunda al funcionario en la agencia de inteligencia. “Tiene estrechísimas relaciones de todo tipo con el ex jefe que era (Francisco) Larcher”, el ex subjefe de los espías durante el kirchnerismo. “Me parece una vergüenza y lo voy a seguir diciendo: Majdalani hace espionaje contra una persona central del Gobierno como soy yo”, lanzó.
Pero la acusación contra la funcionaria se había efectivizado minutos antes, cuando incluyó en la ratificación de la denuncia un pedido para investigar a espías de la ex SIDE por espionaje en su contra. “Estoy convencida de que hay contra mí espionaje y amedrentamiento por parte de un sector de la actual SIDE liderado por Majdalani”, sostuvo Carrió, en el documento al que accedió LA NACION.

En el expediente, la diputada agregó que elevó el año pasado un pedido a la Comisión Bicameral que fiscaliza los organismos de Inteligencia para que investigue a Majdalani, pero -sostuvo- dicho pedido no fue tratado en el Congreso.

Por último, Carrió también señaló a Rodolfo Canicoba Corral, el juez que instruye la causa. “No confío nada en Canicoba Corral, porque me tuvo cajoneada la causa en la que le entregamos las pruebas sobre el narcotráfico en el caso Ducler”, dijo ante los periodistas.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments