Alguno de sus diez hijos creyó que se llamaba Arturo Martiarena. Era su nombre de “yuto”, identidad clandestina –la más usada, de varias- que portó, a escondidas, desde mediados de los los 70 hasta los ’80 en que volvió a ser Emilio Pérsico. Cuando archivó el Arturo, se dejó la barba que caótica y pálida carga hace tres décadas.

“El peronismo es un tiburón que cuando huele sangre ataca” dice Pérsico que califica como horrible el primer año de gobierno de Mauricio Macri.

  • El peronismo ve un Macri débil y se está unificando para tomar al poder. Levantás el poncho y juntás tropa. Todos dicen ‘vamos que a este lo comemos’.

  • ¿Y cuando va a ocurrir eso?

  • En el 2019, no va a ocurrir antes. Nadie quiere una crisis.

Con 60 años, diez hijos, Persico heredó el peronismo de su padre, Angel Arturo, ingeniero nacionalista y muy católico que escribió un libro sobre “la existencia de Dios”, cuyo prólogo le pidió a un joven sacerdote amigo suyo: Héctor Agüer, ultra conservador arzobispo de La Plata y antagonista de Francisco.

Pérsico, como otros peronistas, venera al Papa. Exhibe un premio íntimo: Néstor Vicente, su hijo menor –Néstor por Kirchner, Vicente por “Chacho” Peñaloza- fue el primer bautizo que hizo Bergoglio como Papa.

  • Al Papa lo que menos le gusta de Macri es su revanchismo, que persiga compañeros, el tema judicial contra Cristina parece cómico.

  • ¿El Papa dijo eso de Macri?

  • Se lo dice a muchos. Yo lo escuché, igual que otros compañeros.

De militar en la UES de La Plata con Mario Montoto pasó a Montoneros. Una leyenda relata que tuvo dos millones de dólares en la heladera de su casa en una villa, dinero que era para financiar las frustradas contraofensivas.

“La guita estaba ahí, nosotros no teníamos para el mate pero no tocábamos un peso” confirma, a medias, la anécdota que deriva en otro episodio: Pérsico renunció a la herencia familiar, la heladería que fundó su abuelo y continuó su padre.
Despegó, sobre el final de la cúpula de Montoneros pero siguió hablando con Mario Firmenich, “Pepe”, el último jefe de la orga. Una década después fundó con Fernando Esteche entre otros, el Movimiento Quebracho y en 2005, lanzó el Evita.

Recuerda que lo llamó Kirchner y le dio una listita de diputados “peronistas de izquierda” para que convoque. El Evita tiene “10 mil militantes” y “un tremendo poder” para “dialogar con cualquiera”.

  • ¿El gobierno compra paz social?

  • Tiene que hablar con nosotros porque representamos a 4 millones de tipos. Fue un avance que una paritaria para la economía popular

Fue una derrota de Macri, extraña porque “la política cree que victoria es votar en minoría en el Congreso”. Como contracara, menciona la resistencia del CONICET y contra el tarifazo: “Si te parás de mano, podés frenarlos…”

  • Macri tuvo un primer año de fracaso rotundo, no logró imponer su modelo, no pudo achicar el estado, ni bajar el gasto social, ni los salarios.

  • ¿No hizo ajuste?

  • Hizo algo peor; transferencia de recursos. MIrá: la leche aumentó 82% y el champagne bajó 20%.

Dice que Macri, a quien compara con Alfredo Martínez de Hoz, “cree en la oportunidad de negocios” como Cristina creía en “el consumo” que son, sostiene, dos versiones del liberalismo.

  • Yo la quiero mucho a Cristina pero tenemos que construir algo nuevo, que vuelva a enamorar. Ella puede formar parte pero…

  • No como como candidata.

  • Hoy parece difícil. Tiene un apoyo importante pero también un techo. El peronismo tiene que ofrecer lo que le faltó hacer, ya nadie te vota por lo que hiciste.

Se ríe de la mirada de algunos peronsitas que ven a María Eugenia Vidal como alguien diferente dentro del PRO. “Que rompa con Macri. Todavía no demostró nada: le dicen Mac Guiver porque hizo desaparecer el estado boinaerense”.

 

fuente CLARÍN

Comments

comments