RÌO GALLEGOS.- La ex presidenta Cristina Kirchner ratificó la denuncia penal presentada contra el gobierno de Mauricio Macri por abuso de autoridad y violación de secreto y de deberes de funcionario público, luego de la filtración de un diálogo telefónico entre ella y el ex jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) Oscar Parrilli.
Tras ser citada, la ex presidenta concurrió ayer a media mañana al juzgado federal de Río Gallegos para ratificar la denuncia que había presentado el jueves pasado, en la que advirtió que desde que dejó el poder -el 10 de diciembre de 2015- se inició una “feroz campaña de persecución política, mediática y judicial que no registra antecedentes en la historia”.

En la conversación telefónica, Parrilli daba a entender que armaban “carpetazos” desde el área de inteligencia. La ex mandataria aseguró que la grabación de la conversación fue ilegal y pidió investigar de qué forma trascendió a los medios.
Si bien Cristina Kirchner está patrocinada en la denuncia por su sobrina y titular de Hotesur SA, Romina Mercado, acudió a los tribunales en compañía de un secretario y se sumó, luego, el abogado local Marcelo Bersanelli, concuñado de Máximo Kirchner. Se retiró del juzgado federal sin realizar declaraciones a la prensa. En la presentación, la ex presidenta denunció que, además de sufrir persecución, es víctima de “maniobras de seguimiento” de sus movimientos, tanto en la provincia de Santa Cruz como en sus viajes a Buenos Aires.

“No es ningún secreto que ciertos sectores de los servicios de inteligencia que desplacé de la entonces Secretaría de Inteligencia (SIDE) se mantienen activos”, dijo Cristina Kirchner. Y consideró la filtración “un verdadero escándalo institucional, sin entrar en este momento procesal en mayores análisis de las violaciones de leyes y derechos personales que se han cometido y que oportunamente se deberán investigar”.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments