Cristian Ritondo está convencido de que es momento de dar el debate sobre la baja de imputabilidad. “Más allá de las cifras, la realidad muestra que en los operativos importantes que realizamos en la provincia nos encontramos con menores que forman parte de bandas dedicadas a robos, a las salideras y al narcotráfico”, dijo el ministro de Seguridad bonaerense en una entrevista con LA NACION. Admitió que el paco es una de las drogas que más se vende en la provincia y que crece su penetración en la clase media. Sostuvo que el último año desplazó 3300 uniformados, de los cuales 200 fueron detenidos por causas de corrupción. Y afirmó que mejoró la infraestructura y logística de la policía, aunque con eso aún no logró bajar la cifra de robos y hurtos.

-¿Está de acuerdo con bajar la edad de imputabilidad?

-Hay que entender que no se trata mano dura o blanda. Hay menores que saben lo que hacen cuando delinquen y que son responsables de sus actos. Saben manejar armas y cómo moverse ante la Justicia, por eso es importante dar un debate serio.

-¿Cuántos menores fueron detenidos por participar en hechos delictivos en 2016?

-Bastantes. Por ejemplo, hubo 107 menores implicados en homicidios dolosos. De estos 24 fueron en ocasión de robo [Según el ministerio, en 2015 se cometieron 162 asesinatos, de los cuales 32 fueron durante asaltos]. Más allá de las cifras, la realidad muestra que en los operativos importantes que realizamos en la provincia se encontraron dos o tres «componentes» menores de edad en bandas de narcotraficantes, en robos y hasta en «salideras».

-Se reunió con los padres de Brian Aguinaco, el chico asesinado por otro menor. ¿Qué les dijo?

-Me reuní con la madre y el tío. Fue muy impactante. A los familiares de las víctimas no les hace nada de gracia ver por TV cómo el presunto asesino de su hijo se va del país sin problemas. Mucha gente piensa que si el menor mata a una persona en ocasión de robo se lo trata de otra manera, tiene un tratamiento distinto ante la ley y el resultado es el mismo: una persona muerta. Por eso es importante discutir el tema.

-¿Dio alguna instrucción específica sobre cómo debe actuar la policía en los casos en que haya menores que delinquen?

-No. La policía sabe con el cuidado que debe actuar en esos casos. El problema es que muchas veces hay enfrentamientos y el policía no sabe si el delincuente que tiene enfrente y le dispara es menor o mayor.

-El ex ministro de Seguridad Alejandro Granados se sentía orgulloso de que en su gestión moría un delincuente en enfrentamientos con la policía cada 40 horas. ¿Usted sigue ese tipo de estadísticas?

-No. No me interesa que el conurbano sea el Far West. Yo miro las estadísticas de otra manera. Para mí lo importante son el número de detenidos y los casos resueltos.

-¿Qué delito que no pudo bajar?

-El robo y el hurto. Por más que se puso énfasis no se pudo bajar ese número. Los últimos datos medidos por el ministerio dan cuenta de que los robos aumentaron un 4% y los hurtos, un promedio del 3%.

-El gobierno nacional decidió recientemente aumentar los controles migratorios. ¿Qué cantidad de inmigrantes están involucrados realmente en delitos?

-Primero, es importante aclarar que tanto mi abuelo como el suyo fueron inmigrantes. El nuestro es un país construido por inmigrantes. Pero lo cierto es que hay que controlar a la gente que llega con antecedentes penales. Se los tiene que evaluar para que no vengan a delinquir. En nuestros operativos, entre el 20% y el 30% de los acusados o detenidos son inmigrantes.

-El gobierno provincial se mostró muy activo en la lucha contra la corrupción policial pero no tanto contra el narcotráfico…

-No es verdad. Hicimos 15.000 procedimientos, de los cuales 120 los realizamos junto con fuerzas federales. Sabemos que la provincia, y en particular el conurbano, no es un lugar de paso de la droga como decía el kirchnerismo: es un lugar de producción y consumo. No hay grandes cocinas de cocaína, más bien hay grandes productores de paco. Acá se vende al menudeo y el paco es más barato y se vende mucho más que otras drogas. Las drogas más comercializadas en la provincia son la marihuana y el paco, que se ha infiltrado en la clase media y se vende más que la cocaína. Un tema aparte son las drogas de diseño, que han experimentado un notable crecimiento.

-Usted prometió que los accesos y autopistas del área metropolitana estarían blindados por cámaras. ¿En qué estado está el llamado «anillo digital»?

-Hemos colocados cámaras en los accesos de las ciudades balnearias y llegamos a un acuerdo con Aubasa [Autopistas Urbanas de Buenos Aires] para instalar estos sistemas en las rutas 2 y 11. También en la 6, que es un corredor donde se mueve mucha mercadería y que era un punto clave en el que los piratas del asfaltos cometían sus asaltos. Hemos bajado un 74% ese tipo de hechos.

-¿Quiere ser candidato a legislador en las próximas elecciones?

No. La gobernadora [María Eugenia] Vidal me pidió que participe en este proyecto de gobierno como ministro y eso es lo que haré. Me siento cómodo en esta área.

fuente LA NACIÒN

Comments

comments