Por un momento parecía que el kirchnerismo todavía estaba en el gobierno. Ayer por la mañana, mientras Florencia y Máximo Kirchner presentaban sendos escritos al juez Claudio Bonadio, en sus indagatorias por la causa Los Sauces, un millar de militantes se apostó en la entrada de Comodoro Py a esperarlos.

La Cámpora estuvo a cargo de la organización e, incluso, del cordón de seguridad que abriría camino luego al auto de Máximo. Había al menos tres tipos de pecheras de la organización del hijo de la ex presidenta: una que sólo los identificaba, otra que tenía la inscripción “organización” y otra con una cruz roja, de “salud”, para prevenir cualquier inconveniente. Quienes estaban a cargo del orden tenían handies y se comunicaban las novedades entre ellos. A veces arengaban, otras impedían el paso a quienes no fueran de la militancia -“disculpe, compañero, no se puede pasar, tengo órdenes”- y hacia el final de la jornada abrieron un extenso cordón, luego reforzado por la Gendarmería, para que Máximo Kirchner se abriera paso con su vehículo, del que sólo asomó una mano formando la “V” de la victoria, a modo de saludo.

No faltaron dirigentes y funcionarios kirchneristas a la hora de acompañar a los hijos de Cristina Kirchner en su primer paso por Comodoro Py. Muchos desfilaron por los pasillos junto con los hermanos. Se presentaron la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini; el jefe de La Cámpora, Andrés Larroque; los referentes de Nuevo Encuentro, Martín Sabbatella y Gabriela Cerruti; Mariano Recalde, y los legisladores Carlos Kunkel, Juan Cabandié, Eduardo “Wado” De Pedro, Edgardo Depetri, María Teresa García, Marcos Cleri y Mayra Mendoza. También estuvo el ex jefe de la AFI Oscar Parrilli.

Desde las 7 de la mañana, militantes de distintas agrupaciones fueron acercándose a Comodoro Py enarbolando banderas y vistiendo pecheras de Unidos y Organizados, La Cámpora, Kolina, Frente para la Victoria y otras agrupaciones kirchneristas. Hacia las 8, la policía ya había cortado las calles Letonia y Antártida Argentina para evitar que se profundizara el caos de tránsito.

Mientras esperaban, los manifestantes entonaban cantos en contra de Bonadio, aplaudían y saltaban. Incluso, hubo un militante disfrazado de pingüino. Si esperaban algún tipo de saludo o palabras de aliento, nunca llegaron. Florencia Kirchner ingresó por el costado del tribunal, presentó su escrito y se retiró sin mediar palabra con el público que la esperaba afuera.

Máximo realizó prácticamente el mismo operativo, pero se retiró luego en su auto y, escoltado por otro vehículo, atravesó el mar de militantes. Lo único que se vio de él fue un brazo que asomó por la ventanilla, mientras varias personas se lanzaron para sacarle una foto.

Durante las horas que duró el trámite judicial, Comodoro Py estuvo vallado y con un centenar de gendarmes flanqueando las barreras. A la hora de armar un cordón de seguridad para que pasara el vehículo de Máximo, las fuerzas de seguridad se pusieron frente al pasillo que ya había constituido La Cámpora. A las 10.10, todo había terminado y los militantes comenzaron a descomprimir la manifestación. Algunos se dirigieron a la columna de docentes que marchaba al Ministerio de Educación.

fuente LA NACIÒN

** La Wehrmacht ( Fuerza de Defensa» en alemán) era el nombre de las fuerzas armadas unificadas de la Alemania nazi desde 1935 a 1945, surgida tras la disolución de las fuerzas armadas de la República de Weimar, llamadas Reichswehr.

Comments

comments