Antes de abril Cristina Kirchner terminará nuevamente procesada por asociación ilícita, esta vez junto con sus hijos Máximo y Florencia Kirchner , por haber recibido dinero de empresarios beneficiados durante su gobierno, a través del alquiler de propiedades.

Con la indagatoria de Cristina Kirchner y de sus hijos se cumplió el ultimo rito formal antes de que empiece a correr el tiempo de descuento para que el juez Claudio Bonadio decida avanzar en este expediente.

La ex presidenta llegó a las 9.03 a Comodoro Py 2002, con su abogado, Carlos Beraldi, y presentó un escrito de descargo. En el juzgado de Bonadio se limitó a contestar las formalidades: por ejemplo, cuando le preguntaron con quién vive contestó que sólo con su perra Lolita, una caniche que la acompaña, y resaltó que no tiene ingresos, porque tiene la pensión de $ 170.000 embargada.
Cuando Bonadio se acercó y saludó en voz alta a los presentes, sólo recibió respuesta del abogado Beraldi y del fiscal Carlos Rívolo, que estaba allí. Cristina Kirchner no lo miró ni le dio la mano. Miraba cómo su letrado firmaba el acta.

En su escrito, en cambio, se defendió con una mezcla de consideraciones políticas, en las que eligió victimizarse y atacar políticamente al Gobierno. En ese carril, mencionó a Mauricio Macri por las empresas de su familia reveladas por los Panamá Papers, “un enjambre societario”, dijo, y se acordó del sindicalista Roberto Baradel, al que aludió el Presidente en el Congreso.

Cristina Kirchner reiteró su argumento de que es víctima de una “persecución judicial y mediática” que se extiende a su familia y dijo que es víctima del armado de causas judiciales en su contra: enumeró los expedientes en los que está complicada: las causas por la venta del dólar futuro, la sociedad inmobiliaria Los Sauces, Hotesur y la obra pública santacruceña.

Su argumento jurídico central es que ya fueron cerradas otras causas en las que se mencionaban estos negocios, además de que ella y su marido, Néstor Kirchner, fueron sobreseídos tres veces en investigaciones por su patrimonio. Es lo que llamó una “calesita judicial”, que lleva a “la violación sistemática” de “todos y cada uno” de los “derechos y garantías” constitucionales. Le bastaron 20 minutos en el cuarto piso de los tribunales de Retiro para sintetizar sus reclamos. Pero sus explicaciones escritas para contestar los puntos de la acusación fueron insuficientes, al menos para los acusadores, que piensan que hay más elementos en la causa de los que intentó rebatir la ex presidenta, dijeron fuentes judiciales.

Al quedar la indagatoria reducida a un acto formal, sin posibilidad de preguntar o dar explicaciones más amplias que las del escrito, quedaron puntos sin contestar, como las objeciones que plantea el peritaje contable, el modo de registrar los alquileres en los libros que se allanaron y la falta de algunos contratos de alquiler. Denunció que las causas en su contra fueron “iniciadas por legisladores opositores” a su gobierno, que ahora buscan proscribirla de cualquier actividad política”.

“Los mismos legisladores ahora oficialistas y antes opositores a mi gobierno que me denunciaron reclaman no sólo mi inmediata detención, sino además exigen proscribirme de cualquier tipo de actividad política”, proclamó, e individualizó a Margarita Stolbizer como “la denunciante crónica” en su contra.

Con el final de las indagatorias de los 21 imputados en esta causa, Bonadio comenzará a trabajar en la resolución que resuelva sus situaciones procesales y a quiénes procesa y por qué delitos. El fiscal Rívolo entiende que el delito de negociaciones incompatibles es más claro y puede ser un atajo, pero en esta etapa de instrucción el juez se inclinaría por ampliar la acusación y que luego, cuando el caso llegue a juicio oral, se termine de consolidar la acusación.

Choque de argumentos

Cómo es la defensa de la ex presidenta

Qué le imputan
Asociación ilícita: Para el juez, Cristina Kirchner sus hijos y empresarios amigos y colaboradores integraron una organización que tenía la finalidad de recibir dinero, como contraprestación por las concesiones de obra pública y juego

Lavado: La acusación sostiene que los contratos de alquiler firmados con los empresarios, le permitieron obtener retornos y disponer de dinero blanco para sus gastos, y justificar ese patrimonio

Negociaciones incompatibles: El juez entiende que la ex presidenta percibió alquileres para alojar a trabajadores viales de Lázaro Báez, al que otorgó contratos de obra pública, o que el empresario trabajó en su casa siendo contratista del Estado

Qué responde
Asociación ilícita: Cristina Kirchner sostiene que las causas en su contra fueron armadas y que ya fue sobreseída por su patrimonio y por los negocios con los empresarios, por lo que no se la puede perseguir dos veces por el mismo delito

Lavado: La ex presidenta afirma que es imposible ese delito porque todas las operaciones se hicieron en blanco, están bancarizadas y con un respaldo documental. Señaló que existen cheques y transferencias

Negociaciones incompatibles: Señala Cristina Kirchner que ya fue sobreseída por esta situación cuando fue investigada tiempo atrás y que no se la puede volver a preseguir por esa conducta, que para la Justicia no constituyó un delito

Carlos Beraldi

Abogado

Es un procesalista, redactor de proyectos del Código Procesal Penal. Trabajó con Carlos Arslanián cuando fue ministro de Justicia y también en su estudio. Es la letra jurídica de la defensa de la ex presidenta, donde prima la política. En los escritos de los Kirchner calcó argumentos

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments