SAN NICOLÁS.- Es una semana complicada para el oficialismo. En medio del conflicto docente, que aún no deja ver un horizonte, y tras una masiva aunque fragmentada marcha de la CGT, el Gobierno tuvo que atender varios frentes en forma simultánea. Al recorrer la feria agropecuaria Expoagro, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, dijo en una entrevista con LA NACION y Clarín: “A veces la unidad (de las centrales obreras) se basa en ideas muy distintas. Hay algunos sectores del peronismo que buscan la unidad, pero incluyen a sectores kirchneristas que han intentado que fracase el cambio”. Sin embargo, el jefe de los ministros confía en que la fragmentación gremial no afecte la negociación con el Gobierno. “Estamos en permanente diálogo”, dice. Peña visitó la muestra ayer por la tarde y se encontró con Gerónimo “Momo” Venegas, sindicalista aliado del Gobierno y secretario general de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales (Uatre).
-Más allá del empuje que representa el campo para la economía, ¿por qué no puede verse este dinamismo en otras áreas?

-Éste es el sector que arrancó primero porque estaba pisoteado por una horrible política agropecuaria del gobierno anterior. Hemos puesto en marcha otros sectores que irán dando sus frutos, como el energético, la obra pública, todo lo que tiene que ver con el acceso al crédito y el transporte aerocomercial.

-Se vio cierta fragmentación en las centrales sindicales en la marcha de anteayer. ¿Es una complicación a la hora de sentarse a negociar?

-Valoramos mucho la vocación que pueda haber de reducir las fragmentaciones, pero a veces esa reducción se basa en ideas muy distintas. Hay sectores del peronismo que buscan la unidad, pero incluyen a sectores kirchneristas que desde el primer día han intentado que fracase el cambio. Entonces, la decisión de fondo que todo dirigente tiene que plantearse es si está con los argentinos o si quiere volver atrás.
-¿Cuándo van a convocarlos a esta nueva mesa de negociación con motivo de la apertura de importaciones?

-No tenemos fechas puntuales, pero lo que hay es un permanente diálogo. Quiero destacar que es absolutamente falso que haya habido una apertura indiscriminada de importaciones, así como es falso que haya un proceso de destrucción de empleo. Siempre puede haber situaciones conflictivas, pero hace seis meses que en la Argentina se genera más empleo del que se destruye.

-Sin embargo, todos los días leemos sobre fábricas que se cierran, como el caso de Sancor, que podría dejar casi 500 trabajadores en la calle. ¿Cómo se rescatan estos sectores?

-Como país tenemos que tomar la decisión sobre si volvemos a tener datos objetivos. Después de 12 años de destrucción intencional de todas las estadísticas públicas, hoy hay números confiables y creíbles. Siempre puede haber casos puntuales de conflicto. A veces hay un método extorsivo de discusión de algunos empresarios para que las cosas no cambien. Estamos llegando a los niveles de empleo del año pasado. Lo que no quita que haya múltiples problemas en el mercado laboral. Lo importante es el diagnóstico.

-El campo se vio muy beneficiado con la quita de retenciones, pero muchos sectores se quejan de la presión impositiva. ¿Habrá una reforma en este sentido?

-La presión fiscal es muy alta en la Argentina y requiere un debate y una reforma muy profunda, que a lo largo del año se irá dando. Al mismo tiempo necesitamos crecer para que esa carga se pueda ir aliviando, sabiendo que tenemos un déficit fiscal muy grande en la Argentina.

-¿Qué va a pasar con el conflicto docente si no se mejora la oferta y continúa el paro?

-En primer lugar, hay 12 provincias en las que se cerró el acuerdo salarial. El paro planteando la necesidad de una paritaria nacional no tiene sentido porque el año pasado fijamos un piso del salario docente móvil de un 20% por encima del mínimo. Lo que hace falta es que las provincias puedan tener ese diálogo franco, sin agenda política o electoral, buscando resolver cómo mejorar la calidad educativa.

-¿Cree que empezarán las clases en las provincias que faltan?

-Apostamos siempre a la responsabilidad de toda la comunidad docente. Probablemente mañana (por hoy, cuando todavía no se había resuelto el paro) comiencen en la provincia de Buenos Aires y esperamos que todas las discusiones se hagan con los chicos en el aula.

 

fuente LA NACIÒN

Comments

comments