El gobierno de Mauricio Macri no convocará a la marcha del 1-A, organizada por las redes sociales para “apoyar la democracia”, que se hará el sábado próximo, a las 18, pero tampoco la frenará públicamente, y algunos de sus funcionarios, en calidad de ciudadanos, alientan a sus seguidores para que concurran porque saben que quieren autoconvocarse.

“No la vamos a frenar, pero no es una marcha convocada ni promocionada por el Gobierno”, dijo a LA NACION un funcionario de la Casa Rosada. “Si la gente quiere salir a apoyar la democracia, nos parece valioso; estamos en democracia y cada uno puede expresarse como quiera”, completó.

La Casa Rosada está dividida en este punto. El propio Macri la ve con buenos ojos, mientras que el jefe del Gabinete, Marcos Peña, no está cómodo al dirimir fuerzas con el peronismo en la calle.

El Presidente había dicho: “Es una convocatoria que no hacemos nosotros, pero es bueno que la gente se exprese”. Algunos funcionarios muy cercanos a Macri respaldan por lo bajo la marcha y alientan a sus allegados a que la difundan en las redes sociales.

“La respaldamos, pero no formalmente. Nos parece bien, pero no convocamos. Cada uno hace lo que quiere. Yo la incentivo como ciudadano”, dijo a LA NACION un funcionario muy cercano a Macri.

El subsecretario de Gobierno y Asuntos Municipales del gobierno bonaerense, Alex Campbell, desmintió ser el autor de un audio que se viralizó por las redes sociales en el que un tal “Alex” convocaba a salir a la calle el sábado 1° de abril para apoyar al Gobierno.

“Ese audio no es mío”, dijo ayer a este diario Campbell, cuya voz es notoriamente diferente.

Cerca de Peña dicen que “el Gobierno no quiere discutir quién gana la calle, eso es parte de una política vieja que Macri y Cambiemos quieren cambiar”. “Nunca estuvo en nuestra agenda ganar la calle”, dijo. “Nosotros ganamos las elecciones con otro discurso. Hay libertad de acción”, agregó.

El respaldo en las redes sociales a la democracia obedece a que el kirchnerismo escaló sus críticas hasta el punto de ser interpretadas como una desestabilización contra Macri.

El temor en el oficialismo es que la movilización no tenga gran asistencia por ser un día sábado, a las 18, y que haya grupos opositores infiltrados que generen violencia.

Los llamados blogueros de las marchas antikirchneristas, como Luciano Bugallo o Nazareno Etchepare, de “El Cipayo”, no convocan a la marcha. Tampoco la Coalición Cívica ni la UCR. Discutieron con el jefe de La Solano Lima, José “Chavo” Ramello, sobre la conveniencia de hacerla tras el paro del 6 de abril de la CGT. Ramello no convocará formalmente, pero asistirá con varios militantes porque la convocatoria estaba lanzada.

No habrá subtes por dos horas

Los metrodelegados anunciaron que hoy habrá un paro parcial de subtes que interrumpirá el servicio desde las 5 hasta las 7. La Asociación Gremial de los Trabajadores del Subte y Premetro expresará su rechazo a la resolución judicial por la que perdieron la personería gremial. Y confirmó que se plegará al paro de la CGT del próximo 6 de abril.

fuente LA NACIÒN

Comments

comments