SAN MIGUEL DE TUCUMÁN.- El gobernador de esta provincia, Juan Manzur , quedó en el medio de la polémica a raíz de un video que lo expone en una actitud desdeñosa frente al drama que padecen miles de tucumanos como consecuencia de las inundaciones.

En la grabación, que fue realizada el último fin de semana, se ve cómo el mandatario peronista toma del brazo para sacar del medio a una mujer que se había interpuesto entre él y las cámaras que lo filmaban en su visita a uno de los centros habilitados para la atención de los evacuados.

En el video, se ve a Manzur conversando con el ministro de Desarrollo Social, Gabriel Yedlin, quien aparece vestido con botas de goma, mientras recorren el lugar junto a dos mujeres.

Tras la difusión de las imágenes, que se viralizaron en las redes sociales, las críticas al ex ministro de Salud de Cristina Kirchner no se hicieron esperar. En Twitter compararon el acto fallido de Manzur con el escándalo que protagonizó en 2015 la esposa del ex gobernador José Alperovich, Beatriz Rojkés, cuando trató de “vago de miércoles” a un evacuado que le reclamaba por la falta de asistencia del Estado.

“Del ‘vago de miércoles’ de Betty Alperovich, al ‘correte que no salgo en la foto’ de Manzur. En cada inundación emergen las miserias del FPV”, escribió una usuaria en Twitter y obtuvo más de 500 retuits.

El clip que dejó expuesto a Manzur fue bautizado en las redes con el nombre “Correte que no salgo en el video” y fue difundido el sábado desde la propia cuenta de Twitter de Manzur en el que anunciaba: “Estamos hablando con cada una de las personas afectadas”.

Estamos hablando con cada una de las personas afectadas por el temporal. Vamos a ayudarlos a recuperar todo lo perdido. pic.twitter.com/DsrUq1SUD2

— Juan Manzur (@JuanManzurOK) 1 de abril de 2017

Según los últimos reportes oficiales, las inundaciones dejaron más de 12.000 personas afectadas y cerca de 6.000 evacuados en distintas localidades del sur de la provincia. La localidad de La Madrid, distante 105 kilómetros al sur de la capital tucumana, fue la más afectada y el 80% de su superficie quedó sepultada bajo el agua debido a un desborde del río Marapa.

Algunos de los evacuados fueron distribuidos en una decena de albergues públicos, aunque la mayoría, casi todos habitantes de La Madrid, optaron por quedarse a un costado de la ruta nacional 157, a la espera de que baje el agua para volver a sus casas. El gobierno provincial, con la ayuda de bomberos voluntarios y de efectivos de la Gendarmería Nacional y del Ejército, están llevando asistencia a los damnificados.

Manzur dijo que el gobierno provincial estudia “una propuesta para empezar con la reconstrucción de todos los daños”. Y aclaró que “en este momento la prioridad es cuidar a la gente”.

fuente LA NACION

Comments

comments