Con un escrito de 84 páginas que tiene la contundencia de un mazazo, la diputada Elisa Carrió , aliada del Gobierno, pidió al Congreso que le inicie el juicio político al presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti . Las acusaciones que hizo la diputada van desde irregularidades en el manejo de fondos del tribunal, pasando por el montaje de un sistema de espionaje, el intento de evitar una auditoría, negocios oscuros con el PAMI u ocultar su patrimonio.

El pedido de juicio político de Carrió, de 24 capítulos, fue presentado horas después de que Lorenzetti intimó a la legisladora y a la jueza María Servini, mediante una carta documento, a retractarse de las acusaciones que habían efectuado. Servini había dicho que la Corte impulsó la jubilación de los jueces a los 75 años para sacarla de la Justicia porque investigaba a Lorenzetti.

El juez de la Corte, en sus cartas, pidió que Carrió y Servini se retracten en público en un plazo de 24 horas. Carrió sumó al juicio político una andanada de tuits en la que dijo que Lorenzetti quiere ser como el presidente venezolano, Nicolás Maduro, al quitarles facultades a los legisladores.

Lorenzetti dijo que es “víctima de difamaciones reiteradas” desde 2015 y dijo que presentó “voluntariamente” todas sus declaraciones juradas. “Mi patrimonio fue investigado y hay una sentencia firme. Usted fue informada de todo ello y aceptó. Así como es su derecho denunciar, es su obligación respetar las decisiones judiciales. Sin embargo, continúa con sus acusaciones.”

Lejos de desmentir sus dichos, Carrió sumó acusaciones. Le endilgó a Lorenzetti “irregularidades administrativas en el manejo de los fondos presupuestarios a su cargo y ser el articulador de una matriz de negocios” que condicionaron la actuación de la Magistratura desde su asunción en la Corte. Esto sumado a la falta de transparencia en su gestión en la Corte y a su deber de rendir cuentas como funcionario y al conflicto de poderes que implican los casos en que la Corte se ha arrogado funciones legislativas.

Carrió dijo que con este juicio político levantó la bandera que agitó el presidente Mauricio Macri cuando llamó a acabar con las mafias. “El inicio del presente juicio político tiene como objetivo terminar con las mafias enquistadas en las instituciones de nuestra república, en este caso, en la presidencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación”, escribió. Y dijo que pretende librarse de los funcionarios que, “como Lorenzetti”, tienen cautivas a las instituciones.

Carrió dijo que iba a ampliar este juicio político con el análisis del rol de Lorenzetti en la implementación de los seguros ambientales, así como de su vinculación con las empresas aseguradoras que prestan el servicio. Dijo que además iba a pedir la conformación de una comisión investigadora de las irregularidades del Poder Judicial.

Carrió dijo que Lorenzetti debe responder por qué vive en Puerto Madero en un departamento que supuestamente no figura en su declaración de bienes de 2014, cuya titularidad sería de una empresa de “servicios inmobiliarios”.

Además, le cuestionó que se arrogara facultades legislativas al no cumplir la ley de ética pública por el modo en que reglamentó el acceso a las declaraciones juradas de bienes de los jueces de la Corte, de manera que son casi inaccesibles.

Indicó que el juez y sus familiares aparecen en una mutual santafecina ligada a liquidación de cheques de clubes de fútbol. Le cuestionó el modo de organización de la faz financiera del Poder Judicial, de modo de ralear al Consejo de la Magistratura y manejar sin control fondos millonarios. Cuestionó las contrataciones del sistema informático del Poder Judicial y el trámite licitatorio.

Carrió reiteró que Lorenzetti negoció con Cristina Kirchner controlar los fondos del Poder Judicial.

Acusaciones cruzadas

La intimación de Lorenzetti contra Carrió y Servini, seguida de un pedido de juicio político contra el presidente de la Corte

Lorenzetti le envió una carta documento a la diputada Carrió y a la jueza María Servini intimándolas por haber afectado su “honor” al cuestionarlo por el fallo de la Corte que restablece la edad jubilatoria de los jueces en 75 años. Según las críticas, el titular de la Corte pretende por esa vía remover a la jueza por investigarlo

Tras recibir la intimación, Carrió presentó en la Cámara de Diputados un pedido de juicio político contra Lorenzetti, para removerlo de su cargo por “mal desempeño y eventuales delitos en el ejercicio de sus funciones”. Las acusaciones de Carrió contra Lorenzetti le valieron a la diputada varios roces con el presidente Mauricio Macri

fuente LA NACION

Comments

comments