Màximo y Florencia Kirchner , hijos de la ex presidenta Cristina Kirchner , apelaron los procesamientos que les dictó al juez federal Claudio Bonadio al considerarlos jefes de una “banda” que cobraba alquileres en nombre de su empresa, Los Sauces , pagados por empresarios beneficiados con obras y concesiones durante el kirchnerismo.

El abogado Carlos Beraldi hizo la presentación, que abarcó además a Romina Mercado, sobrina de la ex presidenta, y a Víctor Manzanares, contador de Los Sauces, ambos también procesados en la causa.

El juez entendió que los hijos de Kirchner eran, al igual que su madre, jefes de una asociación ilícita y que Mercado y Manzanares eran los organizadores. Para rebatirlo, Beraldi dijo que su resolución es nula porque no era competente al momento de dictarla, y señaló que la evidencia de que eso era así es que luego de firmar derivó la causa a su colega Julián Ercolini, que investiga el mismo delito.

El abogado dijo que el juez hizo “un mero montaje judicial para lograr alto impacto mediático”.

Afirmó en este sentido que lo que busca el juez es hacer ruido y que las decisiones de Bonadio no tienen fundamento: “La necesidad de dictar resoluciones «judiciales» direccionadas a ocasionar estrépito en la opinión pública hizo que, lisa y llanamente, se quebraran sin vergüenza las más elementales reglas de garantías que establecen la Constitución nacional y la legislación dictada en consecuencia”, escribió el abogado, en un texto que, por momentos, contiene párrafos calcados de la apelación del procesamiento de la ex presidenta, presentada la semana pasada.

Argumentación

Para el abogado, “no se entiende ni se explica de qué manera el pago de alquileres de inmuebles para viviendas y oficinas, con dinero que en todos los casos se encuentra bancarizado, pudo haber lesionado, como afirma el magistrado, “la tranquilidad pública” y la “paz social”, lesionando la “seguridad cognitiva” de los ciudadanos al producir “alarma colectiva”.

Al referirse específicamente a sus hijos, aseguró que “no se explica siquiera someramente cuál es la razón que conduce a concluir que Máximo Kirchner habría formado parte de un acuerdo de voluntades que haría a la supuesta asociación ilícita ni mucho menos cuál es el criterio valorado a los efectos de asignarle el rol de jefe de esa banda”. El escrito de Beraldi será ahora revisado por la Sala I de la Cámara Federal.

“Todas las operaciones llevadas a cabo por Máximo Kirchner en cumplimiento de los deberes a su cargo fueron legítimas”, añadió el escrito, en el mismo sentido que la semana pasada lo había hecho Cristina Kirchner.

El argumento de la defensa es que “no existe ilicitud alguna en la constitución de una sociedad familiar, y todas las operaciones llevadas a cabo por Máximo Kirchner en cumplimiento de los deberes a su cargo como presidente de Los Sauces SA obedecen a una causa legítima, son absolutamente lícitas y están debidamente documentadas y registradas”, dijo el abogado.

Por otra parte, Beraldi catalogó el procesamiento de Florencia Kirchner como “un verdadero sinsentido” y sostuvo que se trata de “una campaña de persecución y hostigamiento que viene padeciendo junto a su familia”. Bonadio procesó a 21 personas en esta causa.

fuente LA NACION

Comments

comments