El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, el de Transporte, Guillermo Dietrich, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se sumaron al coro de voces del oficialismo que criticó el fallo de la Corte Suprema por habilitar la aplicación de la ley del “2×1” al represor Luis Muiña, condenado por crímenes de Lesa Humanidad.

Frigerio comenzó por señalar que los fallos de la Corte Suprema “no se discuten” y “hay que acatarlos”. Sin embargo, aclaró que el Gobierno “no está de acuerdo con el 2×1” y se preguntó: “¿Por qué vamos a estar de acuerdo con la impunidad?”

“Nos acostumbramos en los últimos años a que el kirchnerismo le dé órdenes a la Justicia”, dijo en una entrevista que concedió a A24, y remarcó que ahora se está “construyendo un país republicano, que respeta la libertad de los tres poderes”.

En la misma línea, Larreta opinó en La Cornisa que no coincide “para nada” con la ley del 2×1 “ni para condenados comunes ni para casos de Lesa Humanidad” porque “favorece a los delincuentes”.

Además, ante las críticas de la oposición, señaló que “el kirchnerismo no entiende lo que significa Justicia independiente”.

Por su parte, el ministro de Transporte explicó que no se sienten “cómodos como gobierno con el fallo, pero lo dijo la Corte”.

En el programa Debo Decir, que conduce Luis Novaresio, Dietrich consideró que las críticas que acusan al gobierno de Cambiemos de ser un responsable indirecto de la decisión que tomaron los magistrados son “inconsistentes”.

Y aclaró: “El presidente Macri no conocía a los nuevos miembros y sus pliegos fueron aprobados por el Senado. Nosotros desde que estamos en el gobierno no opinamos de los fallos de la Corte”.

La última semana, y por decisión mayoritaria, la Corte Suprema de Justicia de la Nación declaró aplicable la Ley 24.390, más conocida como 2×1, vigente entre los años 1994 y 2001 pero que hoy está derogada. A través de esa normativa se reducía el cómputo de la prisión, porque se trata de la ley más benigna. La sentencia del máximo tribunal fue dictada en el caso de Luis Muiña, un militar condenado por crímenes cometidos en la última dictadura.

fuente INFOBAE

Comments

comments