El dato sorprendió a los investigadores: la sede de Gendarmería asaltada hace dos semanas no tenía su sistema de seguridad activado. Dicho de otra manera: las cámaras estaban prendidas pero no grababan, según pudo confirmar Infobae en fuentes judiciales y de esa fuerza. ¿El motivo? Ahí las versiones difieren aunque coinciden en un punto: dejaron de funcionar hace varios meses luego de un allanamiento judicial, efectuado por la Policía Metropolitana (todavía no estaba unificada con la Federal). Ahora los investigadores apuntan a encontrar datos de los ladrones con las cámaras de seguridad de la zona.

Pese a todas las versiones que circularon, oficialmente la Gendarmería informó que se robaron 4 pistolas (tres Glock y una Pietro Benetta con sus respectivos cargadores), una radio y un teléfono. El informe, al que accedió este medio, tiene fecha del 26 de abril y lleva la firma del jefe de la Unidad de Inteligencia Buenos Aires Sur, ubicada en la calle Deán Funes 1047, en el barrio de San Cristóbal.

Se sospecha de una banda que operaba en la zona, aunque no se descarta alguna participación indirecta de uno o varios ex empleados infieles, producto de una serie de cambios que se vienen implementando en el área de Inteligencia, confirmaron a Infobae altas fuentes de Gendarmería.

El dato llamativo es que no funcionaba el sistema de seguridad en una sede dedicada a la Inteligencia. “La memoria de las cámaras se la habían llevado hace varios meses en un allanamiento”, dijo una fuente oficial.

La investigación judicial sobre el llamativo episodio estuvo a cargo del fiscal correccional Daniel Pablovsky y luego pasó a la Justicia federal porque el robo se produjo en una dependencia de una fuerza federal y podría “afectar a la seguridad nacional”.

El juez Sergio Torres espera ahora un informe de la Policía de la Ciudad para definir si suma nuevas medidas de prueba.

Los ladrones habrían aprovechado un descuido de los efectivos para ingresar, pero nunca llegaron al primer piso, donde había material sensible. “En ese lugar se procesa mucha información y CD con escuchas de distintas causas de narcotráfico”, dijo una fuente oficial, al mismo tiempo que descartó cualquier vinculación con la causa sobre la muerte del fiscal Alberto Nisman, ahora en manos de esa fuerza. “Todo lo que tiene que ver con ese expediente está en el edificio Centinela muy bien custodiado”, agregó.

fuente INFOBAE

Comments

comments