La pérdida del poder adquisitivo de los salarios llegó al 15,1% en el sector público y al 6,3% en el sector privado desde noviembre de 2015 por los efectos de la devaluación, la suba de las tarifas y el cierre de las paritarias del año pasado por debajo de la inflación. Así lo indicó un estudio de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), que analizó el impacto de la canasta alimentaria y el costo de los servicios básicos de vivienda y vestimenta.

“Comparando con el último (y ya magro) sueldo pagado por el gobierno anterior en noviembre de 2015, entre diciembre de 2015 y abril de 2017 se estima una pérdida acumulada de $ 25.019 para un trabajador con la categoría que reúne a la mayoría de los trabajadores del sector público (DO)”, indicó el informe. Esta caída en la pérdida real de compra se basó en la inflación del 40% de 2016 y casi del 58% desde noviembre de 2015.

“Debido fundamentalmente a los efectos de la devaluación, la suba de tarifas y considerando las casi insignificantes cuotas de compensación salarial de diciembre de 2016 y enero de 2017”, precisaron.

La pérdida del poder adquisitivo fue mayor en el sector estatal que en el privado registrado, según el trabajo. “El poder adquisitivo de abril de 2017 resulta un 15,1% inferior al de noviembre de 2015”, indicaron. Al estimar una inflación en torno del 25% para este año -algo superior al 21% calculado por el promedio de los analistas privados-, y si se toma en cuenta la cláusula gatillo que se está incluyendo en la mayoría de los acuerdos salariales, sólo para recuperar la mencionada pérdida, el incremento salarial debería ser del 35 al 40%, afirmaron.

Cabe recordar que el otro gremio de los estatales, UPCN, acaba de acordar un aumento del 20%, que se pagará en tres cuotas, con una cláusula gatillo y un plus por presentismo que equivale a un alza adicional del 5%. El acuerdo fue rechazado por ATE.

Por su parte, el Centro de Estudios de la Nueva Economía de la UB explicó que “la remuneración bruta promedio de los trabajadores registrados del sector privado fue de $ 20.658 en noviembre de 2016, es decir, un 35% superior a los $ 15.304 que recibían un año antes, según el Sistema Integrado Previsional Argentino”. Dado que el IPC de la ciudad registró un alza en ese período del 45%, “en consecuencia, el salario real del sector privado cayó 7% el año pasado”.

fuente LA NACION

Comments

comments