Con el objetivo de ordenar la recolección de pruebas en las causas sobre Odebrecht, el fiscal Federico Delgado pidió ayer una medida que atraviesa todas las causas que involucran al gigante brasileño. El fiscal propuso complementar los materiales en poder de los jueces Sebastián Casanello y Daniel Rafecas para elaborar una línea de tiempo que integre todos los datos obtenidos hasta ahora por la Justicia en las distintas causas.

Llamadas telefónicas, correos electrónicos, mensajes de texto, decretos oficiales y decisiones administrativas dentro de las licitaciones que involucren a funcionarios públicos y a los empresarios sospechados de pagar sobornos. El fiscal propone cruzar esos datos para establecer si existieron secuencias temporales entre algunos de los indicios que ya analiza la Justicia.

El pedido detalla el análisis de fechas de las reuniones, personas involucradas en dichos encuentros, los lugares de las citas, los viajes de los imputados y los momentos en que Odebrecht firmó los distintos contratos con el gobierno kirchnerista.

Por ejemplo: Delgado quiere saber si antes o después de que el valijero López enviara un SMS a su secretario ordenando detener un pago a Odebrecht por el soterramiento del tren Sarmiento hubo correos electrónicos entre los empresarios en que se hacía referencia al contrato. Aquel 13 de diciembre de 2013, mientras avanzaba el contrato por el soterramiento, la obra de construcción de Paraná de las Palmas -también adjudicada a Odebrecht- seguía activa y con llamativas maniobras administrativas.

¿De dónde sale la información? El juez Casanello allanó la semana pasada las oficinas de Odebrecht, AySA (empresa pública de aguas) y los socios de Odebrecht que se quedaron con el contrato para la construcción de la planta potabilizadora. Por otro lado, el juez Rafecas allanó el viernes Cammesa y Albanesi, las empresas que subcontrataron a Odebrecht para la ampliación de gasoductos. A toda esa documentación se le agregan los servidores informáticos que secuestró el juez Marcelo Martínez de Giorgi en el allanamiento que realizó el año pasado sobre Odebrecht por el soterramiento del Sarmiento.

“La prueba reunida, la articulación de datos con otros expedientes nos lleva a identificar los momentos «sensibles» de aquel trámite administrativo en los que se verificó un comportamiento doble. La existencia de sobreprecios no justificados y quizás esos alojaron sobornos”, señala el fiscal en su resolución.

Momentos clave

Delgado pidió que las tareas informáticas sean ejecutadas por un área especializada del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad, la misma oficina que ya analizó toda la información digital sobre los teléfonos y computadoras de López. Aunque todavía resta la autorización final de los jueces, ambos magistrados avalarán el pedido en las próximas horas, informaron fuentes judiciales.

Los investigadores harán foco en momentos puntuales que ya despiertan sospechas. Quedarán bajo la lupa las adendas aprobadas por AySA que beneficiaron a Odebrecht en el contrato para la construcción de la planta potabilizadora. Son modificaciones avaladas por la empresa pública de aguas que beneficiaron al gigante brasileño con contratos por más de $ 1000 millones que -por fuera de la ley- fueron adjudicados sin mediar ningún tipo de concurso de competencia de precios.

La Justicia propone también analizar los vaivenes en el contrato para soterrar el Sarmiento. Quieren saber si hay algún tipo de correlación entre conversaciones telefónicas o correos electrónicos con algunas decisiones administrativas avaladas por los funcionarios públicos. Manuel Vázquez, operador de Ricardo Jaime, ya fue mencionado en distintos correos entre los directivos de Odebrecht y sus socios locales.

Delgado había firmado la semana pasada una resolución que intimaba a los representantes de Odebrecht en la Argentina a presentarse para negociar con la justicia argentina en el marco de la ley del arrepentido. Hasta el cierre de esta edición, la empresa no se había presentado ante el fiscal.

Mientras tanto, el Ministerio Público Fiscal continúa el proceso de cooperación para que los datos sobre los sobornos de Odebrecht en la Argentina lleguen al país. Un grupo de fiscales se reunirá mañana con sus pares brasileños en Brasilia para ajustar los términos de la cooperación.

fuente LA NACION

Comments

comments