El presidente Mauricio Macri hizo ayer una fuerte advertencia a la justicia federal por proteger al ex ministro de Planificación de Néstor y Cristina Kirchner , Julio De Vido . Así, el jefe del Estado recogió el guante y le hizo un guiño a la diputada Elisa Carrió, quien había señalado que el Gobierno y la Justicia buscan evitar la investigación sobre el ex funcionario kirchnerista.

“Si el señor De Vido, que es un emblema, tiene demasiados amigos en la justicia federal, los miembros de la justicia federal tienen que saber que… ¡Cuidado! Los argentinos queremos saber la verdad, así que más vale que nos representen. Si no, vamos a buscar otros jueces que nos representen”, advirtió el Presidente, al clausurar las actividades por el 104° aniversario del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires, en la sede de la Bolsa de Comercio.

El jefe del Estado denunció, de esta manera, que el diputado kirchnerista cuenta con el auxilio de algunos de los magistrados que habitan en Comodoro Py, aunque en la Casa Rosada intentaron bajarles el tono a las declaraciones y aseguraron que “repitió lo que dijo siempre”. Macri sostuvo que las causas judiciales de corrupción pública no avanzan en la Argentina “porque venimos de muchos años en que la Justicia estuvo enredada con la política y estos nudos no se desatan en 16 meses”.

Y agregó: “Obviamente llevan mucho más tiempo. El tema es que todos tengamos claro que éste es el camino. Entonces, tenemos que estar todos los días un poco mejor. Depende de nosotros que le manifestemos a la Justicia que queremos saber la verdad”.

Con su ofensiva, el Presidente dio una respuesta a los reclamos de su socia de Cambiemos. Carrió había dicho hace 12 días que había integrantes del Gobierno que “no quieren” que se conozca el trasfondo de la megacausa de corrupción brasileña conocida como Lava Jato porque “protegen a Julio De Vido”, ya que “todo el sistema político, judicial y empresarial” está involucrado.

La inacción de Gils Carbó

Para Macri, la falta de resultados tiene una responsable: la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó.

Su “inacción”, según relató el Presidente, es la causa principal por la que aún no se conocen los destinatarios de las coimas que la empresa brasileña Odebrecht confirmó que pagó en nuestro país por un total de 35 millones de dólares.

“Tenemos una procuradora que se tomó todo este tiempo en amparar delitos que se cometieron en el gobierno kirchnerista. Esperamos que el manejo de la información, de ahora en más, no sea tan arbitrario como ha manejado toda la causa hasta ahora”, manifestó el mandatario, ante unos 150 abogados que lo aplaudieron en varios pasajes de los 36 minutos que duró su participación.

Macri reclamó que se ponga “toda la verdad sobre la mesa” y descartó, como deslizaron en la oposición, gestiones para evitar la publicación de los involucrados por temor a que aparezca el nombre de su primo, Ángelo Calcaterra, socio de Odebrecht con su ex empresa Iecsa.

Además, volvió a reclamar a la Justicia mayor celeridad -pidió que “actúe en tiempo real”- para resolver las causas por corrupción y aconsejó a los jueces que especulan con el resultado de las elecciones legislativas para avanzar con causas sensibles que no esperen, porque Cambiemos ganará en las elecciones de octubre.

“Que vayan trabajando que nos va a ir muy bien. Y que miren un poco lo que sucede en Brasil. La Justicia y la política están en deuda con la gente; queremos saber la verdad”, dijo en un tono bajo. Es que la voz, a medida que pasaban los minutos de la entrevista pública que le hicieron los periodistas José Del Río, de LA NACION, y Julio Blanck, de Clarín, se le fue apagando lentamente. Un evidente resfrío fue la causa de ese malestar.

Hubo también un párrafo especial para la ex presidenta Cristina Kirchner, quien desde las redes sociales y mientras aún juega con el misterio sobre una eventual candidatura para los próximos comicios, critica con dureza al Presidente.

“Parte de todo lo que nos ha pasado, todo lo que se destruyó fue porque ella no entendía lo que estaba pasando. Ella sigue creyendo en las cosas que pregonó y que llevaron a la Argentina al borde de caer en lo que es Venezuela. Está convencida de ese modelo, no es nada nuevo. Lo bueno es que entendimos que ese camino nos llevaba a la situación que vive Santa Cruz hoy. Tenemos que apostar a nuestros capacidades y la cultura del trabajo”, dijo Macri.

fuente LA NACION

Comments

comments