Cristina Kirchner “va a ser candidata”, dijo ayer el intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, uno de los dirigentes más cercanos a la ex presidenta. El anuncio no lo formularon ella ni sus voceros oficiales, por lo que no puede tomarse como una comunicación oficial definitiva. Pero el peso que tiene Ferraresi dentro del kirchnerismo torna la declaración en casi una proclamación de la candidatura.

El intendente lanzó la frase en las puertas del Instituto Patria, antes de una reunión con otros jefes comunales, todos muy cercanos a la ex presidenta. Ferraresi les saca una cabeza de ventaja a todos: Cristina habla seguido con él y lo designó vicepresidente del Patria.

“Cristina va a ser candidata de la unidad. Lo que haga Randazzo lo hará él, pero Cristina va a ser candidata”, sostuvo Ferraresi, en diálogo con la agencia DyN. Apenas se publicó, la frase empezó a rebotar en los portales de noticias. En La Cámpora no confirmaron ni desmintieron, pero destacaron la cercanía del intendente con la ex presidenta. “No habla giladas. Es alguien que conoce, que sabe”, advirtió a LA NACION un dirigente de la agrupación. “Cristina va a ser candidata, es un hecho”, insistieron cerca de Ferraresi.

En la cuenta regresiva para el cierre de listas, y mientras crecía un rumor de que el kirchnerismo urdía un plan para negarle la competencia interna a Randazzo, el hijo de la ex presidenta y Ferraresi recibieron en el Patria a los intendentes Francisco “Paco” Durañona (San Antonio de Areco), Walter Festa (Moreno), Patricio Mussi (Berazategui), Juan Ustarroz (Mercedes) y Pablo Zurro (Pehuajó). Por La Cámpora estuvieron “Wado” De Pedro, Andrés Larroque y Mayra Mendoza.

Más tarde, Máximo se reunió con 270 dirigentes gremiales de unos 50 sindicatos y federaciones. “Lo épico no es una PASO con Cristina. Lo épico es ganarle a Macri y detener el ajuste”, dijo, rodeado por secretarios generales nacionales y regionales de Atilra, la UOM, Curtidores, Satsaid, Foetra, ATE, La Bancaria, Secasfpi, Suteba, Supeh, Unión Ferroviaria, Farmacia, Federación Gráfica, Sanidad, Canillitas y Metrodelegados, entre otros.

El dardo tenía como destinatario claro a Randazzo, al que el kirchnerismo volvió a presionar para que acepte ser parte de una lista de unidad, con Cristina a la cabeza. En público, Ferraresi negó que estuviesen pensando en bloquear unas PASO. “No somos quién para dar o no las PASO, cada uno sabe lo que tiene que hacer dentro de las herramientas electorales y los partidos que tiene”, dijo.

En privado, intendentes y dirigentes de La Cámpora admiten la posibilidad de que se recurra a algún artilugio legal para impedir la competencia interna. Uno de los apoderados del PJ bonaerense, Jorge Landau, dijo hace diez días que no hay margen legal para eso. Otros dirigentes insisten en que Randazzo deberá declinar su postulación ante la falta de apoyo de los jefes comunales.

En el randazzismo le restaron importancia al supuesto plan. “La ley es clara: el requisito es presentar los avales necesarios, que para la provincia son 2000. Nosotros tenemos 30.000, así que estamos sobrados”, dijeron a LA NACION cerca del ex ministro. Rechazaron también la posibilidad de que prospere alguna maniobra como que la junta electoral del frente que se inscriba para competir en las elecciones, a más tardar el miércoles próximo, fije reglas “incumplibles” para Randazzo.

“Vamos a judicializar cualquier truchada que quieran hacer y se les cae en cinco minutos”, razonó un operador del ex ministro. La única manera de cerrarle la interna a Randazzo, admitían ayer, sería dejar al PJ fuera del frente. “Eso es imposible. Sería un suicidio político y financiero”, razonaban.

fuente LA NACION

Comments

comments