SAN SALVADOR DE JUJUY.- Milagro Sala pasa sus días de detención en el penal de mujeres de Alto Comedero de Jujuy con ansiedad y espera el fallo de la Corte Suprema de Justicia acerca de la prisión preventiva que cumple, acusada de extorsión, asociación ilícita y fraude a la administración pública.
Las expectativas también están depositadas en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que sesionará en Lima durante la primera semana de julio y podrá, eventualmente, expedirse sobre los reclamos del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), que objetó su detención.

La dirigente kirchnerista recibe visitas nacionales de manera constante en el penal de Alto Comedero. El último en pisar suelo jujeño fue el ex juez español Baltasar Garzón, quien llegó acompañado por el rector de la Universidad Nacional de Tierra del Fuego, Juan José Castelucci; la rectora de la Universidad Nacional de Lanús, Ana Jaramillo, y el diputado Remo Carlotto. En el penal, la rectora Jaramillo le entregó a Sala el título de profesora honoraria de la universidad.

Hace pocas horas, Sala recibió al fiscal Enrique Senestrari y otros representantes de Justicia Legítima, que le dieron “el apoyo que Justicia Legítima viene expresando”. Este mes, el fiscal sorprendió a la opinión pública al expresar su deseo de que “cayera” el gobierno del presidente de Brasil, Michel Temer, y arrastre en esa caída “se lo lleve en la caída a Macri. Ayer lo acompañaron los fiscales Jorge Perano, María de los Ángeles Lozano, Rodolfo Zunino y Ramiro Fresneda, todos de Justicia Legítima.
En los sectores más radicalizados del kirchnerismo apoyan a Sala. Se destaca, sin embargo, la falta de manifestaciones o movilizaciones pidiendo por su libertad y la falta de acompañamiento de parte de quienes otrora compartieron espacios y poder desde la organización Tupac Amaru. Muchos de ellos directamente se fueron de la agrupación sin dejar rastros, otros aceptaron regularizar su situación como cooperativistas y siguen construyendo obras para el Estado, con nuevas condiciones y reglas establecidas por el gobierno provincial.

En ese contexto, la provincia ya palpita las próximas elecciones, aunque se percibe la ausencia de la fuerte maquinaria partidaria que la Tupac Amaru ponía siempre al servicio del Frente para la Victoria (FPV). Aún hoy se desconoce si el frente conformado por Cristina de Kirchner en la provincia de Buenos Aires tendrá representación en Jujuy, ya que los antiguos aliados de Sala y la ex presidenta, como la senadora Liliana Fellner y el diputado Guillermo Snopek, se perfilan como precandidatos a senadores en las PASO, pero en el Frente Justicialista.

Comments

comments