rÍO GALLEGOS.- Pese a la duplicación de fondos ofrecida por el ministro de Educación, Esteban Bullrich, para destrabar el conflicto educativo, la gobernadora Alicia Kirchner no hizo ayer ninguna nueva oferta de aumento salarial a los docentes en la paritaria y puso al conflicto en un callejón sin salida.

Lo que en un principio aparecía como una oportunidad para destrabar la huelga, es decir, el aumento de una ayuda anual de 200 a 400 millones para Educación anunciado el lunes a los gremios docentes en Buenos Aires, no se tradujo finalmente en una nueva oferta. Lejos de ello, el gobierno provincial condicionó futuras paritarias salariales a que los maestros levanten el paro.

Los enviados de Alicia Kirchner a la paritaria afirmaron que es “imprescindible el cese de las medidas de fuerza, en pos de la continuidad de las negociaciones”, según quedó asentado en el acta oficial, donde además reconocieron que la partida para el pago docente ronda los 400 millones de pesos mensuales.

Para el gremio docente, la paritaria fue frustrante ya que llegaban con expectativas de ponerle punto final al conflicto. “No se hizo ningún tipo de ofrecimiento, no se dio ninguna fecha. Y esta duplicación de la ayuda económica de Nación a provincia no quedó reflejada en ningún planteo”, afirmó el secretario general Pedro Cormack al finalizar la paritaria y acusó al gobierno provincial de dilatar la resolución del conflicto que atraviesa a toda la provincia.

Desde el inicio del ciclo lectivo los docentes llevan adelante una medida de fuerza que ya supera los 70 días de paro.

Hasta ahora, los maestros solo recibieron una propuesta salarial del 3% de aumento en tanto que el pago de sueldos, con el correr de los meses, empezaron a realizarse con atraso y desdoblados.

El gobierno nacional, a través de la cartera de Bullrich, inició reuniones por separado con los gremios y con las autoridades educativas, allí surgió la propuesta de adelantar desde Nación, todos los meses, la partida de sueldos para que los maestros pueda cobrar puntualmente y lograr que las clases se inicien. Ayer los docentes cobraron mayo, y el primer día hábil de julio tienen la promesa de cobrar junio. a la espera de una propuesta salarial.

Santa Cruz es la única provincia donde las clases aún no han empezado oficialmente, con un paro que alcanza al 80% en la mayoría de las localidades. Algunos padres se han organizado en grupos y pagan a maestras particulares para que sus hijos no pierdan el año, otros los han mandado a estudiar a otras provincias. Al conflicto docente, se suma el fuerte deterioro edilicio en las escuelas por la falta de mantenimiento en tanto que las localidades de la Cordillera tienen suspendidas las actividades por la falta de gas.

“Lamentablemente lo que se sigue insistiendo es en dilatar. Hoy (por ayer) había una posibilidad de empezar a descomprimir, porque es muy costoso para toda la sociedad”, afirmó Cormack. Y agregó: “El gobierno no tienen ningún tipo de intención de destrabar. Es terrible que no hagan ningún tipo de planteo diferente. Pareciera que continúan en una idea de especulación política”. El docente no es el único conflicto en la provincia, que mantiene a los judiciales de paro desde marzo y suman también los reclamos de otros gremios estatales.

“Lo que hoy hace el gobierno provincial es tratar de legitimar el congelamiento salarial para todos los trabajadores de la provincia, y eso es gravísimo”, afirmó Cormack, quien anoche mantenía reuniones con el resto de los sindicatos estatales. Hoy se reúnen los secretarios generales de toda la provincia y analizarán como seguir, en tanto se esperan marchas y asambleas para los próximos días. Santa Cruz ya cumple tres meses sin clases.

Retoman hoy las negociaciones en Buenos Aires

LA PLATA.- Con la posibilidad latente de retomar el plan de lucha, los representantes de los gremios docentes bonaerenses volverán a estar hoy frente a los funcionarios del gobierno de María Eugenia Vidal. El encuentro será, a las 11, en el Ministerio de Economía de la provincia. La última reunión fue el 12 de junio pasado, cuando los gremios rechazaron un incremento del 21% en dos cuotas, más una cláusula gatillo, una compensación no remunerativa por la pérdida del poder adquisitivo de 2016, y una propuesta de mejora para 2018 y 2019. “La situación, a estas alturas del año, es de mucha gravedad. El Gobierno es muy rápido para realizar descuentos, pero muy lento para resolver los problemas”, advirtió María Laura Torre, secretaria gremial del Suteba.

fuente LA NACION

Comments

comments